Carta abierta a Rita Barberá

2005-10-15Publicat per: Levante
Distinguida Alcaldesa: Hoy, aprovechando que últimamente dirige su mirada al mar, quisiéramos expresarle algunas reflexiones en torno al futuro del distrito Marítimo de nuestra ciudad.

Como sabe, nos conoce bien, quienes le escriben esta carta han desempeñado allí con orgullo la máxima responsabilidad política del PSPV-PSOE, han tenido responsabilidades de gestión municipal y han convivido con usted realizando la oposición política a su gestión.

Desde hace más de una década contemplamos, como si de la ejecución de un maldito guión elaborado en su despacho se tratara, la destrucción de nuestros barrios marítimos. Si su mirada busca, desde la avenida Blasco Ibáñez, el mediterráneo encontrará el barrio de Cabanyal-Canyamelar, cuya destrucción nos tememos, porque nos aterroriza la especulación de los cuatro amiguetes de siempre, porque nos recuerda el urbanismo de los últimos años franquistas. Pero no debe reaccionar con el autoritarismo de siempre.

Es indigno que usted y los suyos llamen, como los han llamado, terroristas a un colectivo como el de Salvem el Cabanyal. Cuando mire al mar hágalo con la comprensión de quien respeta la idiosincrasia de unos barrios con población autónoma, con identificación propia, orgullosos de su historia en la que viven gentes, valencianos y valencianas que reivindican equipamientos e infraestructuras que mejoren su nivel de vida, gentes preocupadas por las relaciones sociales, por la unidad vecinal, por sus propias señas de identidad.

Recorra su mirada por la orilla de la playa y encontrará un hotel de cinco estrellas. Aquel Balneario de las Arenas, patrimonio de generaciones que disfrutaron de sus instalaciones. Gentes que no veraneaban en Javea, que eran gentes del pueblo y no de la burguesía franquista. No busque el Museo Marítimo. No lo encontrará Las Atarazanas están vacías. Los fondos repartidos en diferentes almacenes municipales corren el peligro de sufrir deterioros irreparables. No ha querido dejar testimonio de la tradición naval de nuestros barrios. Le podemos asegurar que hubiera costado mucho menos que otros alardes de pompa y riqueza. Siga recorriendo con su vista por los poblados marítimos y sienta vergüenza de no poder localizar ni un solo testimonio de la casa natal de nuestro insigne autor teatral Eduardo Escalante. Sepa que también pertenece al acervo histórico de nuestra cultura.

Quisiéramos por último, para no cansar sus ojos, que mirara a los vecinos de la calle Francisco Cubells y les dijera que por el ancho entre fachadas de 15 metros discurrirá el tranvía en doble vía hasta atravesar el jardín de la plaza de La Armada Española. Ese monumento que ve allí es el recuerdo al pintor Joaquín Sorolla. No lo olvide. Le agradecemos su atención y su interés al leer esta carta. Mucho nos tememos que haya mantenido cerrados sus ojos y los vuelva a abrir para seguir mirando las regatas de la Copa del América.

(*) Ex concejales del Ayuntamiento de Valencia y ex secretarios generales del PSPV del Marítimo.