El PSPV emplaza a Barberá a que investigue en su entorno político más próximo

Rubio pide a la sociedad civil que se plante ante los abusos de poder y los pelotazos

2005-09-09Publicat per: Levante
El portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia, Rafael Rubio, llamó ayer a las asociaciones vecinales, organizaciones civiles y a los valencianos en general a plantarse ante los pelotazos urbanísticos y los claros abusos de poder. Rubio, que acusó a Rita Barberá de dar la callada por respuesta ante las denuncias documentadas de los socialistas, emplazó a la alcaldesa a «que investigue en su entorno político más próximo todas las circunstancias en las que se producen los continuos pelotazos urbanísticos». El jefe de la oposición le sugirió asimismo que «se asegure de ver quién saca provecho de los mismos».

El socialista hizo estas declaraciones tras denunciar este miércoles que una promotora (Valencia Constitución) había vendido un solar municipal en San Isidro permutado al consistorio por dos casas del Cabanyal destinadas a ampliar el Museo de la Semana Santa por el doble de lo que le costó.

Este último pelotazo, donde Rubio apunta que hubo información privilegiada se añade a otras permutas no menos polémicas como la de la fábrica de la Tabacalera. En ambos casos, los socialistas aseguran que las empresas implicadas han obtenido pingües beneficios a costa del patrimonio público.

Rubio consideró «incomprensible e inmoral políticamente» que la alcaldesa «calle y se esconda ante la evidencia de operaciones dudosas que siempre repercuten en beneficio de particulares a costa de todos». El socialista recordó a Barberá que el 57% de las familias valencianas tiene dificultades para llegar a fin de mes.

El portavoz del PSPV reprochó a Barberá que «no dé la cara» ante las denuncias de los socialistas sobre permutas dudosas y pelotazos. Según apuntó, la alcaldesa «prefiere que sea alguno de sus miembros de equipo de gobierno quien salga a defender lo indefendible en un intento lamentable de confundir a la opinión pública». Rubio advirtió a Barberá de que «de nada le valdrá difundir informaciones confusas, amenazar o guardar silencio».