Una promotora obtiene 763.000 euros al vender un solar municipal por el que pagó la mitad

2005-09-08Publicat per: Levante
Valencia Constitución obtuvo 763.186 euros por la venta para viviendas de renta libre de un solar municipal que el ayuntamiento permutó por dos casas del Cabanyal y valoró en 389.721 euros. El «pelotazo» se consumó en apenas cinco meses.
La controvertida polémica que se generó hace tres años por la permuta de dos viejas viviendas del Cabanyal por un solar municipal edificable en San Isidro para ampliar el Museo de la Semana Santa Marinera se reabre. El portavoz del PSPV, Rafael Rubio, reveló ayer que la empresa Valencia Constitución S.L., propietaria del solar municipal permutado, lo vendió en julio de 2002 -cinco meses después de aprobarse la permuta- por 763.186 euros, el doble de lo que pagó.

La constructora obtuvo así 373.465 euros limpios en una operación de permuta en la cual aportó las viviendas del Cabanyal, que se valoraron en 243.650 euros -el precio que Valencia Constitución aseguró pagar por ellas- y 146.000 euros en metálico. En su día la valoración de las casas del Cabanyal -cuyo valor catastral era de 14.400 euros- fue considerada excesiva por los técnicos municipales.

El portavoz de los socialistas no sólo acusó a la alcaldesa de «dar trato de favor a determinadas empresas» a costa del patrimonio público sino que apuntó a que los dueños de Valencia Constitución «o son muy inteligentes o tenían muy buena información sobre lo que iba a pasar con las viviendas del Cabanyal». La constructora adquirió las dos casas (calle del Rosario número 5 y 7) el 1 de marzo de 2001, tres meses antes de que el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, propusiera la compra de ambas para anexionarlas al Museo de la Semana Santa con objeto de ampliarlo.

Rubio se preguntó ayer «por qué si había que ampliar el museo no se grafió como servicio público las viviendas cuando se aprobó el plan especial». El plan especial del Cabanyal se aprobó en mayo de 2001. De este modo, las viviendas podrían haber sido expropiadas sin sacrificar el suelo municipal en el barrio de San Isidro.

Según Rubio la parcela municipal de San Isidro se valoró con el precio de referencia del módulo de la vivienda protegida (VPO), si bien la permuta no se condicionó a la construcción de VPO. Así, la constructora vendió en julio de 2002 la parcela de San Isidro a Inmobelsa, que está construyendo viviendas renta libre en los solares anexos a la antigua parcela municipal.

«En esta ciudad cuando se tiene buena información se pega un buen pelotazo y eso lo hacen los espabilados que saben las intenciones del equipo de gobierno», declaró Rubio. El socialista animó a la alcaldesa Rita Barberá a «organizar un master en economía para explicar cómo se pueden hacer negocios sin arriesgar nada». «Esto ya ha ocurrido en la Tabacalera», añadió Rubio, quien recordó que Valencia Constitución ya intervino en el polémico PAI de Fuente de San Luis, del que se retiró tras llegar, según apunta el PSPV, a un acuerdo con las otras empresas.

Alfonso Grau respondió ayer a Rubio y aseguró que la referencia en la valoración del solar municipal no fueron los precios de VPO sino el inventario municipal. De referirse al inventario de 1998 supondría un valor todavía inferior al de la VPO. Grau, que no refutó las cifras aportadas por el PSPV, acusó a Rubio de tergiversar y aunque no quiso aludir al término pelotazo, dijo que Rubio «miente al decir que la permuta fue irregular». Grau aseguró que Valencia Constitución no eligió la parcela municipal de José Andreu Alabarta sino que se la ofrecieron entre otras sin precisar cuántas ni dónde. Este diario intentó sin éxito hablar con Jaime Febrer Rovira, administrador de Valencia Constitución.