EU lamenta que ninguna sociedad financiera colabora en el proyecto

El PSPV critica que la empresa del Cabanyal disperse deuda municipal

2005-07-19Publicat per: Las Provincias
La oposición criticó ayer que la sociedad del Cabanyal, creada para la prolongación de Blasco Ibáñez, sirve para “centrifugar” la deuda municipal. EU lamentó que en el consejo de la entidad mixta no estén representados ni los vecinos del Marítimo ni ninguna empresa financiera.
La sociedad mixta Cabanyal 2010, aprobada ayer por AUMSA, es un “pozo negro”, afirmó el portavoz de la oposición Rafael Rubio. Hablaba de la entidad creada por 12 empresas para llevar a cabo el planeamiento urbanístico del barrio. Explicó que esta unión de entidades constructoras y promotoras es una manera de “centrifugar” el endeudamiento del Ayuntamiento en otras entidades, es decir, dispersar o eludir el déficit municipal. “Se crean empresas y fundaciones que permiten que no se controlen estas cuentas”, agregó el portavoz.

Rubio aseguró que la sociedad creada es un “fondo de inversiones para la parte privada”, ya que si alguien tiene que perder dinero, será el Ayuntamiento. También lamentó que en la sociedad “no haya representación de ningún comercio ni asociación empresarial de la zona del Marítimo, como se pretendía en un principio”.

“Nosotros votamos en contra de la constitución de la sociedad, pero no renunciamos a nuestro derecho de formar parte de su consejo de administración”, señaló. El concejal Francisco Carsí representa al grupo socialista en la empresa mixta.

La concejala de Esquerra Unida María Victoria González lamentó que su partido no figure dentro de ese consejo, en el que participan cuatro representantes del Ayuntamiento, cuatro de la Generalitat y siete procedentes de accionistas privados.

González pidió que la sociedad “rehabilite el barrio y lo equipe de dotaciones públicas”. Criticó que no formen parte de la sociedad ni los vecinos ni ninguna empresa financiera. “Seguimos pensando que lo que realmente se busca es el beneficio de unos pocos a costa de actuaciones inmobiliarias”, explicó.

La edila también destacó la disminución de capital público en la sociedad, que continúa siendo del 51%. “Sentimos que el Ayuntamiento y el Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA) no tengan suficiente dinero, porque la idea inicial de estas once empresas era aportar un capital de 16.900.000 euros, pero al final se quedan en 15,7 millones”.