Un Plan B para el Cabanyal

2005-06-16Publicat per: Levante
Si bien es cierto, como dice el Sr. Alfonso Grau, que la Plataforma Salvem el Cabanyal, no representa a todos los vecinos del barrio, cosa que nadie le discute, no es menos cierto que, por minoritaria que le parezca, podría acabar enarbolando la bandera del triunfo de la legalidad frente a la sin razón municipal. No vale que en estos momentos en que el Gobierno municipal de Valencia se siente desconcertado, con tres vías judiciales abiertas por los vecinos y se le demanda diálogo y negociación desde la oposición, se responda con que no hay ningún cambio sustancial que justifique un cambio de postura. Los que estamos por la rehabilitación del Cabanyal, sin prolongación, hace mucho tiempo que somos conscientes de que para la Sra. Alcaldesa la prolongación no es un tema negociable. Tan poco negociable, como para nosotros la rehabilitación de nuestro barrio. Ella niega la rehabilitación si no hay prolongación y nosotros, justo lo contrario. Pero no está en ese campo la pelota en este momento. La Sra. Alcaldesa hará su prolongación, que a nosotros no nos gusta, si le dejan los tribunales y en ese caso, nada se podrá objetar contra ella en ese sentido. Cuestión aparte serán las formas.

Cuando a la alcaldesa de esta ciudad se le pide negociación, es para que deje ese dos por ciento del plan en manos de los tribunales y centre sus esfuerzos en el otro 98%. Nadie le está pidiendo a la autoridad municipal que se baje de su caballo. Tan sólo se le pide que actué con un poco más de profesionalidad en el desempeño de su trabajo y no busque el daño por el daño. Que no nos considere como sus enemigos a los vecinos que no compartimos su punto de vista. No puede gobernar contra una parte de este barrio, aunque nosotros estemos en contra de su forma de gobernar el barrio.

El Sr. Grau sabe que hace más de un año, antes de que el Tribunal Superior de Justicia dictara su sentencia, ahora recurrida ante el Tribunal Supremo, ya se le planteó desde las asociaciones vecinales, la necesidad de hablar de la rehabilitación, dejando aparcada la prolongación hasta que hubiera una sentencia firme que unos y otros deberíamos acatar una vez agotados todas las vías judiciales. Nada se consiguió. Mas recientemente, se han hecho intentos de acercamiento a través de la Dirección General de Vivienda y tampoco se ha recibido ninguna respuesta. Pues bien, en estos momentos seguimos sin sentencia firme y el escenario es el mismo, aunque el viento parece que está empezando a soplar en otra dirección. El Tribunal Supremo ya ratificó en su momento una suspensión cautelar y se presume que pasaremos a una situación semejante hasta que dentro de uno o dos años haya una sentencia. ¿Qué piensa hacer la Sra. Barberá hasta ese momento? ¿Volveremos a oír aquello de que si no hay prolongación no habrá inversiones para el Cabanyal? ¿Permaneceremos así hasta el 2007? La Sra. Alcaldesa de esta ciudad debería tener previsto el Plan B, por si al final, en vísperas de elecciones, alguien le dice definitivamente que lo de destruir un B.I.C. es ilegal. Llamar violentos y acusar de chantajistas a quienes defienden tesis distintas a la suya no parece allanar el camino, por mas que por primera vez se diga que se les respeta, como ha hecho el Sr. Grau.

*Vicepresidente de la AV Cabanyal-Canyamelar