Las unidades abarcan más de 89.000 metros cuadrados y su desarrollo costará más de 18 millones de euros

El plan del Cabanyal será ejecutado en 37 puntos no incluidos en el área BIC

2005-06-13Publicat per: Levante
Aun dejando en suspenso la zona BIC del Cabanyal-Canyamelar, el Ayuntamiento de Valencia tiene por delante mucho por hacer. Llevando adelante las 37 unidades de actuación del plan de reforma aprobado que no tienen afección alguna, podrían construirse entre 300 y 400 viviendas protegidas, un nuevo colegio, nueve equipamientos socio-culturales y dos polideportivos así como abrir ocho nuevas plazas y jardines y alinear varias calles. Todas estas actuaciones requerirían una inversión de 18,5 millones de euros aproximadamente.
Tras las últimas decisiones judiciales -suspensión cautelar de los derribos previstos por el ayuntamiento a través de la empresa municipal Aumsa en la línea de prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez y vía de casación abierta ante el Tribunal Supremo contra la sentencia del TSJ favorable al plan- los responsables municipales han decidido no intervenir en el área «sensible» aunque el primer teniente de alcalde, Alfonso Grau, aseguró que sí se actuaría en el resto. Vecinos y oposición le han tomado la palabra para reclamar, después de tantos años de indefinición, que comiencen las obras y las rehabilitaciones de viviendas. El portavoz socialista, Rafael Rubio, ofrecía recientemente al delegado de Grandes Proyectos y primer teniente de alcalde, Alfonso Grau, una especie de pacto político para dejar aparcada la zona de la controversia pero impulsar el resto. En la misma línea se pronunció la última asamblea de la plataforma Salvem el Cabanyal, pendiente ahora del proceso de casación abierto en el Tribunal Supremo.

Trece son las unidades que forman la apertura y prolongación de la avenida. Si se dejan pendientes, queda una superficie de más de 89.000 metros cuadrados. Calculando que el suelo se pague al mismo precio acordado con Renfe en el convenio para poder derribar los bloques de viviendas y ampliar la rotonda de la estación del Cabanyal y excluyendo estos edificios precisamente, el resultado son 18,5 millones de euros de inversión. En el presupuesto de 2005 se prevé una transferencia a la empresa municipal Aumsa para llevar adelante estas actuaciones de 9 millones, la mayor partida hasta el momento.

Aumsa, precisamente, ha adquirido algunas viviendas y solares destinados a la constitución del patrimonio municipal de suelo, aislados y que fueron precisamente los causantes de las últimas decisiones judiciales, al iniciar su derribo. Por otra parte, el ayuntamiento firmó un convenio con Renfe para permutar el edificio de viviendas existente en la rotonda de la estación. Por último, está también el convenio con la Generalitat Valenciana para abrir una línea de ayudas a la rehabilitación de viviendas.