El juzgado paraliza todas las demoliciones previstas después de pedirlo Salvem

El ayuntamiento para los derribos en la zona BIC y admite que el Supremo abre la vía de casación

2005-06-01Publicat per: Levante
No habrá más derribos de edificios en la zona de Bien de Interés Cultural (BIC) del Cabanyal-Canyamelar hasta que el Tribunal Supremo (TS) resuelva el recurso de casación que se ha abierto después de admitirse el recurso de queja en contra del Plan Especial de Protección y Reforma Interior. Así lo manifestaron los representantes de la Plataforma Salvem el Cabanyal y lo reconoció el concejal de Grandes Proyectos del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau. Fue en lo único en que coincidieron porque en todo lo demás difieren. Los primeros insistieron en negociar y el responsable del consistorio se niega argumentando que han cogido el camino de los tribunales y estos ya resolverán «y espero nos den la razón».

El letrado de la plataforma, José Luis Ramos, y su portavoz, Faustino Villora, apuntaron que un proceso judicial de esas características puede tardar en resolverse entre año o año y medio con lo cual hasta finales de 2006 e incluso el 2007 el asunto quedará en el aire y para entonces ya se estará en plena precampaña electoral de las elecciones municipales.

Como el TS ha abierto la vía de la casación la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que validó el plan ha quedado en el aire en ese tramo protegido.

El concejal Grau admitió que no presentarán recurso de súplica ante la ampliación de freno a más derribos porque ya lo hicieron en la primera ocasión y esperan una respuesta. Él apuntó el objetivo de seguir actuando sin derribar comprando viviendas para realojos e impulsando la empresa para el desarrollo del plan.

Los representantes de la plataforma se mostraron molestos una vez más con el edil Grau después de volver a manifestar éste que los vecinos de la zona les han dado la razón en tres ocasiones en las urnas respaldando su plan.

El letrado del colectivo insistió que la opinión de la gente «no cuenta cuando se trata de cuestiones reguladas, como el uso del suelo, y señaló que siguiendo las argumentaciones de los responsables del equipo de Gobierno las sinvergüencerías urbanísticas de Marbella serían legales porque Jesús Gil constaba con el respaldo electoral de los ciudadanos y el novio de la Pantoja también y miren como han terminado». El anuncio de la paralización lo hicieron junto con el portavoz municipal del PSPV, Rafael Rubio, y la edil de EU Victoria González. Ellos recordaron que la decisión de emprender los derribos fue política.