Barberá asegura que los derribos en el Cabanyal continuarán “mientras no haya una sentencia firme”

El Supremo admite a trámite el recurso para paralizar la prolongación de Blasco Ibáñez

2005-05-29Publicat per: Las Provincias
El Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso de queja de la plataforma Salvem el Cabanyal, que intenta detener los derribos necesarios para prolongar la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar. La alcaldesa Rita Barberá advirtió ayer de que no paralizará el proyecto “hasta que haya una sentencia firme”.
Siguiente capítulo junto a la brisa mediterránea. El destino del barrio marinero zozobra desde hace una década entre remos vecinales y municipales. Los primeros ansían recuperar hasta el último suspiro del alma entrañable de sus predecesores. Los segundos, abrir la ciudad hacia la costa y modernizar unas calles que se adentran en la Copa América y el esplendor económico. La balanza del ladrillo declinó ayer hacia la plataforma Salvem el Cabanyal.

El Tribunal Supremo admitió a trámite el recurso de queja presentado por la agrupación contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia que desestimaba los recursos contra la prolongación de Blasco Ibáñez. “Esto avala nuestra lucha y nos da esperanzas para seguir con nuestra labor. Estamos seguros de que el barrio no va a desaparecer y de que el Ayuntamiento, con el que no queremos tener ningún enfrentamiento, se va a tener que sentar con nosotros para negociar”, afirmó el portavoz del colectivo, Faustino Villora.

“Exigimos –continuó el representante vecinal– que paren los derribos hasta que el Tribunal Supremo dicte una resolución definitiva”. Además, solicitó que cesaran “todas las acciones de acoso en el barrio basadas en la introducción consentida de marginación y droga” para conseguir una “convivencia pacífica y una cohesión urbanística y humana”.

“Aceptación de un trámite”

La alcaldesa Rita Barberá contestó a estas declaraciones que continuarán las demoliciones “mientras que no haya una sentencia firme”. “Estamos únicamente ante la aceptación a trámite de una queja” y que “el propio auto del Supremo no implica ninguna paralización de los derribos”, señaló.

Villora puso en duda “la buena fe del equipo de gobierno (municipal) porque no se puede destruir un patrimonio que luego no es recuperable”. Barberá, por su parte, recalcó que el Ayuntamiento es “muy respetuoso” con la justicia.

El abogado de Salvem, José Luis Ramos, especificó que el Plan del Cabanyal es “ilegal” y que va en contra de el artículo 46 de la Constitución, que dice: “Los poderes públicos garantizaran la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La Ley penal sancionara los atentados contra este patrimonio”.

El letrado explicó que el auto “deja claro que la sentencia del TSJ “no es firme” y que “la que dictamine el TS la sustituirá”. Añadió que el Consistorio “ha quedado desautorizado y no tiene amparo legal para derribar”. Y que en el caso que se siguiese con la apertura de Blasco Ibáñez, supondría un “verdadero expolio”.