Rubio (PSPV) incide en que no hubo violencia porque no hay denuncia policial

Grau denuncia a Villora y 10 «okupas» por usurpación y coacciones al frenar el derribo

2005-05-19Publicat per: Levante
El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia y vicepresidente de Aumsa (Actuaciones Urbanas Municipales), Alfonso Grau, suscribe la denuncia presentada ayer en el juzgado de guardia contra el miembro de la plataforma Salvem el Cabanyal, Faustino Villora, y las personas «ocupantes del [edificio ubicado en el] número 204 de la calle Escalante» del barrio del Cabanyal.

Grau atribuye a Villora y a la decena de ocupantes de número 204 de Escalante los supuestos delitos de usurpación y coacciones al introducirse el martes en las fincas de propiedad municipal para impedir el derribo que iba a ejecutar Aumsa. En la denuncia ante el juzgado -que aún debe ser ratificada por el denunciante y admitida o no a trámite- se adjuntan las licencias de derribo de cuatro edificios: Escalante 198 y 204 y José Benlliure 165 y 171, además de un informe del jefe de la policía local del distrito marítimo.

Grau calificó la actuación de Salvem el Cabanyal y los ocupantes del edificio de «atropello claro y duro de la ley» y añadió: «Me sorprende y me duele que las fuerzas políticas [en referencia a los concejales Francisco Carsí (PSPV) y Victoria González (EU), presentes el martes] defiendan la actuación y que no hubo violencia». A juicio del teniente de alcalde «que alguien se introduzca en tu casa [los Salvem], hacer salir a los propietarios [los operarios del derribo] y colgar una pancarta es violencia» y una «vulneración del estado de Derecho, porque sólo existe orden de suspensión del derribo en uno de los edificios y no en el resto». Grau añadió que pese al «atropello claro y duro de la ley no vamos a caer en la provocación y alteración del orden público. Pararemos y esperaremos a una resolución judicial» que les permita continuar, aunque se mostró convencido de que «los grupos radicales no la acatarán». Sobre este último trámite, la paralización de los derribos solicitada ante el juzgado de lo contencioso número 2 de Valencia, aún no hay ninguna resolución judicial. También defendió la legalidad de las licencias de derribo, sin proyecto de edificación, porque «ocupan terrenos que serán calles» en el nuevo planeamiento del Cabañal.

Antes que Grau fue el portavoz socialista, Rafael Rubio, quien compareció ante los medios para negar que se produjera alguna actuación violenta durante el martes. «No existe ninguna en este sentido por parte de la policía». Y justificó la presencia del edil socialista Francisco Carsí, «como miembro del consejo de administración de Aumsa. Conversar con los vecinos y la policía no supone ningún acto de violencia, ni una actitud sospechosa». Rubio se preguntó qué hará el PP si el Tribunal Supremo admite el recurso de queja y casación presentado por Salvem el Cabanyal en contra de la sentencia que autorizaba el plan. Y justificó su presencia en la empresa Cabanyal 2010, pese a su oposición al proyecto, «para defender los intereses de todos».