Grau denuncia al portavoz de la plataforma vecinal por ocupación ilegal

Vecinos del Cabanyal impiden el acceso a otro edificio a la empresa de derribos

2005-05-19Publicat per: Las Provincias
El portavoz del gobierno municipal, Alfonso Grau, denunció ayer que un grupo de personas volvió a impedir el acceso de operarios de la contrata de derribos en uno de los edificios que se deben demoler para la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, en el barrio del Cabanyal. Se trata del inmueble situado en el número 204 de la calle Escalante, ocupado de manera ilegal el día anterior por una decena de jóvenes.

Grau citó este incidente como ejemplo de la “intolerancia” y falta de respeto al Estado de Derecho, tanto de la plataforma vecinal Salvem el Cabanyal como de los concejales de la oposición que apoyaron con su presencia la ocupación ilegal de otra finca, en el 198 de la misma calle, este martes.

Tras este suceso, que impidió la demolición propiedad de la empresa municipal AUMSA, Grau difundió ayer copia de la denuncia presentada en el juzgado de guardia por la comisión de “usurpación y coacciones”, contra el representante de la plataforma vecinal. Faustino Villora, los ocupantes actuales del número 204 y “aquellas personas que pudieran aparecer responsables de coadyudar con su comportamiento criminal”, según se cita en la denuncia presentada en el juzgado.

Grau declaró que le sorprende que fuerzas “políticas y democráticas estén defendiendo la actuación denunciada, cuando simplemente viendo las fotos públicas en los medios es posible constatar que hubo violencia”.

El edil se preguntó cómo reaccionaría “cualquier ciudadano normal si entrarán en su casa, le hacen salir fuera y le cuelgan una pancarta. Ese parece ser que para algunos es un comportamiento normal, pacífico, de buen talante, de ese que hoy se lleva mucho”, dijo en referencia a unas anteriores declaraciones del portavoz socialista, Rafael Rubio.

Este insistió en que la parece “oportuno” que no se derribe nada hasta que el juzgado resuelva la petición de suspensión presentada por Salvem el Cabanyal para el edificio de la calle Progreso, 181.

Añadió que de la acción vecinal “no derivó en ningún acto violento y decir que había presencia sospechosa de concejales de la oposición es radicalizar el Ayuntamiento”.

Comentó por último que ese tipo de victimismo “hace aparecer al Partido Popular como agredido, lo que es una crítica banal y sin fundamento.” El portavoz del gobierno municipal confirmó que no habrá más derribos hasta que se resuelva la primera denuncia en el juzgado.