Vecinos de El Cabanyal paralizan el derribo de un edificio cuya demolición recurrieron al juez

2005-05-18Publicat per: ABC
Medio centenar de vecinos de la Plataforma Salvem el Cabanyal paralizaron ayer los trabajos de derribo que se llevaban a cabo en el interior del edificio situado en el número 198 de la calle Escalante, cuya licencia de demolición se encuentra recurrida judicialmente por tratarse de un inmueble ubicado en el entorno BIC (bien de interés cultural) del barrio.

Los vecinos decidieron movilizarse ante el anuncio efectuado por el edil de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, de que las obras no se paralizarían hasta disponer de una orden judicial que indique lo contrario. Aunque se da la circunstancia de que las licencias de derribo de hasta diez fincas han sido recurridas, los magistrados aún no se han pronunciado al respecto a excepción de en el caso del número 181 de la calle Progreso, demolición que sí ha sido parada por el juez.

Al inicio de la movilización se vivieron momentos de tensión después de que cayera sobre las personas allí congregadas una piedra procedente de una de las ventanas del edificio en el que trabajaban los obreros que ejecutan el derribo. Ello provocó que los manifestantes accedieran al interior de la casa y demandaran hablar con el responsable de los trabajos que, tras dialogar con los vecinos, decidió paralizar la tarea ante el peligro que suponía continuar con personas en el interior.

Los trabajos de demolición de tabiques y elementos internos también se llevaban a cabo en el número 204 de la misma calle, edificio que fue ocupado por un grupo de personas con los rostros cubiertos que se negaron a abandonar el inmueble objeto de demolición.

Aunque había en el lugar varias patrullas policiales, los agentes no intervinieron y los obreros abandonaron el lugar tras recoger sus herramientas.

Al lugar acudió la edil de EU María Victoria González, que denunció la «actuación clandestina del equipo de gobierno», al destruir el interior de los edificios conscientes de la paralización judicial que afecta a otro del barrio y sin esperar a que se resuelvan los recursos presentados para el resto.

Por otro lado, el Grupo Socialista anunció ayer la presentación de una moción para que en próximo pleno municipal se explique el motivo de la actuación policial contra una Asociación de vecinos afectados por el Parque Central, por la que se ordenó confiscar unos carteles reivindicativos utilizados durante un acto.

El edil José Luis Ábalos acusó al equipo de gobierno de utilizar a la Policía Local «para coaccionar y fiscalizar a los vecinos, que únicamente ejercen su derecho a la libertad de expresión». Grau ha anunciado que denunciará ante la Justicia la ocupación «ilegal» de dos edificios declarados BIC y el «uso de la violencia».