Afirman que los precios que se pactaron en 1998 y que sumaban 54 millones están “obsoletos”

Los afectados por la apertura de Blasco Ibáñez piden a Barberá cuatro veces más por sus casas

2004-10-20Publicat per: Las Provincias
Los vecinos del Cabanyal afectados por la prolongación de Blasco Ibáñez a través de su barrio siguen dispuestos a librar una batalla con el Ayuntamiento. En una asamblea celebrada ayer, los damnificados anunciaron su intención de pedir 216 millones de euros por sus casas, frente a los 54 pactados en 1998. “Vamos a arruinar al Ayuntamiento”, afirmaron.
La cantidad propuesta por la asamblea vecinal es cuatro veces superior a lo que ofrece el Ayuntamiento. “No tiene ningún sentido, porque las cifras que nos ofrecen son las mismas que las que se hablaron en 1998, y todos sabemos que desde entonces el precio de la vivienda ha subido en más del 100%, así que nos tendrán que pagar más si quieren nuestras casas”, anunció el portavoz de Salvem al Cabanyal, Faustino Villora.
La decisión de recurrir a los tribunales para fijar un nuevo precio por las viviendas se tomará siempre y cuando el recurso de casación que prepara la formación sea rechazado por el Tribunal Superior y en última instancia por el Supremo. “Si esto ocurre no habrá más remedio que admitir que han ganado, pero no lo van a tener fácil, puesto que vamos a luchar hasta el final y llevaremos al Ayuntamiento a la quiebra. Con los 288 euros por metro cuadrado que se fijaron en el 98 hoy no se puede pagar ni el aire que respiramos, así que tendrán que dar más dinero. Sólo es una forma de defender lo nuestro”, aseguraron.
La oportunidad del Supremo
El lugar elegido para celebrar la reunión, un local de la calle Eugenia Viñes, se quedó pequeño para acoger a las más de 500 personas que acudieron para interesarse por las propuestas de la plataforma y que no dudaron en aplaudir las intervenciones. Durante la junta, se acusó a los miembros del TSJ que votaron a favor de la prolongación de la avenida de “hacer una sentencia política y no jurídica”, y se mostraron convecidos de que el Supremo aceptará su alegación “porque los jueces del Supremo no son nombrados por la Generalitat, al contrario de lo que sucede con los del Superior, que han votado a favor porque es lo que lo que el Consell quiere”, señalaron. Apuntaron, además, que en el Supremo se les admitirá el recurso “porque la decisión en el Superior ha sido muy ajustada y verán que no es normal que ocho magistrados se enfrenten a 11”.
La conciencia tranquila
Los damnificados también hicieron alusión a la falta de lectura en la sala del TSJ de sentencias que han sentado jurisprudencia en temas de Patrimonio Histórico. “Es el colmo del asunto, porque no han intentado ni escudarse en otros casos para intentar mostrar que tienen razón. Si no las han leído es porque no tienen la conciencia tranquila”, señalaron.
La plataforma vecinal anunció que no tiene intención de realizar manifestaciones próximamente “a no ser que comiencen los desalojos, ya que en ese caso sí actuaremos”, indicaron.