Anuncian una “etapa de reflexión” para debatir nuevas estrategias que puedan parar la obra

Vecinos se reafirman en la presentación del recurso contra la prolongación de Blasco Ibáñez

2004-10-19Publicat per: Las Provincias
La sentencia dictaminada por el Tribunal Superior a favor de la obra de prolongación de Blasco Ibáñez no ha puesto punto final a un proceso que dura ya años. Vecinos del barrio se mantienen firmes en su intención de presentar un recurso y afirman que si el TSJ no lo acepta acudirán hasta el Tribunal Supremo.
La plataforma Salvem el Cabanyal ha convocado para esta tarde una reunión en la que han depositado buena parte de sus esperanzas para intentar frenar la ejecución de la prolongación de Blasco Ibáñez a través de su barrio. El colectivo espera que sean cerca de 500 las personas que acudan a la asamblea, en la que realizará un balance de los seis años de trabajo y oposición a la intervención en la zona, además de discutir los principales puntos del recurso que van a presentar.
El portavoz de la plataforma, Faustino Villora, explicó ayer a LAS PROVINCIAS que con esta asamblea se inicia “una nueva etapa” para la formación, en la que habrá más tiempo “para la reflexión” y en la que analizarán la forma de actuar de cara al futuro. “Todavía no tenemos claro la forma en que presentaremos el recurso, es algo que estamos estudiando. De lo que no hay duda es de que lo vamos a hacer, porque nos reafirmamos en la resistencia contra la obra”, indicó.
Nuevas estrategias
La plataforma está convencida de que la alegación llegará a buen puerto, a pesar de que el fallo del TSJ es firme y no hay posibilidad de recurrir. “Vamos a presentar el recurso de casación. Si nos lo aceptan será estupendo, pero si no es así, seguiremos adelante hasta llevar el caso al Tribunal Supremo”, señaló Villora.
La asamblea servirá también para hacer balance de las actuaciones emprendidas hasta la fecha para intentar frenar el proyecto. “No me cabe duda de que hemos realizado un trabajo duro y bien hecho, pero siempre se puede dar más de sí, y el fallo del TSJ nos ha dejado decepcionados”, explicó. Por ese motivo, el colectivo vecinal desea abrir una nueva etapa en la que no dudará en realizar cambios en su modelo organizativo. “No significa que vayamos a prescindir de nadie, si no que la gente debe ir renovándose y nada mejor que decidirlo junto al resto del barrio, de los vecinos a los que también afecta la obra”, señaló. El colectivo lleva realizando asambleas todas las semanas desde hace seis años.