El arquitecto Escribano asegura que sin este proyecto el barrio perdería su entidad

La prolongación de la avenida Blasco Ibáñez estará concluida en 2010

2004-10-17Publicat per: Las Provincias
La prolongación de la avenida Blasco Ibáñez podrá estar concluida en 2010, incluyendo el plazo previsto para realizar las expropiaciones oportunas. El arquitecto Alejandro Escribano, autor de la tesis en la que se han basado los jueces para dictaminar el fallo, asegura que si esta obra no se ejecuta el Cabanyal perdería su entidad.
“Estoy muy satisfecho porque los jueces han dictaminado su sentencia basándose en mi tesis y eso me enorgullece mucho”, afirmó ayer el arquitecto Alejandro Escribano, autor en el año 2000 de la tesis que ha defendido el Ayuntamiento.
Escribano señaló que este proyecto será complejo debido a las presiones de los vecinos del Cabanyal. “Nunca se puede poner una fecha de ejecución de una obra, pero calculo, que incluidos los procesos para acordar con los vecinos las expropiaciones, esta obra estará concluida entre cuatro y seis años”, añadió el arquitecto.
Escribano mantuvo que el proceso de expropiación durará entre dos y tres años y el resto del tiempo será para la ejecución de la prolongación.
Los magistrados que han estado deliberando han apostado por la tesis del arquitecto valenciano. “Esta postura la escribí en el año 2000 y la mantengo exactamente igual. Considero que este proyecto respeta la trama urbana del Cabanyal y favorece su desarrollo”.
El arquitecto urbanista es muy claro y apuntó que Valencia perderá la visión que tiene actualmente. “Desde Viveros se podrán ver las olas del mar y además no habrá otra avenida en la ciudad desde donde se vea el agua”, señaló Escribano.
Además insiste en que otras ciudades españolas como Barcelona se han abierto avenidas y no ha existido tanta polémica.
La prolongación del paseo al mar, tal y como se denominó anteriormente, tendrá 3,8 kilómetros y será la más extensa de toda la ciudad y es la única trama unitaria existente en Valencia. “Hay otras que son más largas, pero están unidas por tramos”, matizó.
La tesis de Escribano insiste en que la prolongación no aislará una parte del Cabanyal de la otra, sino que será un eje vertebrador. “La avenida sería similar a la de Marqués del Turia. En el distrito del Ensanche nadie piensa que la avenida separa, sino que une ambas partes y les da una coherencia”.
Una de las propuestas que se plantearon fue la de prolongar la avenida con la misma extensión que hay en Blasco Ibáñez,100 metros. “Sin embargo, si lo hubiéramos hecho así la trama del barrio se habría perdido. Es más, si no se efectúa, el barrio perderá su alma”, concluyó.
La avenida tendrá 48 metros de anchos de los que 18 se destinarán a viales. “Mucha gente considera que así quedará muy estrecha, pero pienso que es lo justo para evitar afecciones innecesarias al barrio”, añadió.
Aunque los tribunales se hayan basado en la ley de Patrimonio que permite realizar actuaciones si van a favor del interés general, no siempre es justificable. “Yo no estaría a favor de esta misma actuación en el barrio del Carmen y no apoyaría la prolongación de la avenida del Oeste.
El arquitecto insistió en que este logro es uno de los más importantes y es el colofón que faltaba para concluir el Plan General que él redactó. “Estoy encantado y la propia alcaldesa me llamó para felicitarme nada más salir la sentencia”.