El PSPV advierte que pedirá la intervención del Ministerio de Cultura si el Consell se «extralimita» en sus competencias

El PP aprueba la ley que permite intervenir en el Cabanyal

2004-10-07Publicat per: Levante
El PP de las Cortes aprobó ayer por la tarde en solitario, con el voto en contra del PSPV-PSOE y Esquerra Unida-Entesa, la reforma de la ley de Patrimonio Cultural que introduce la posibilidad de autorizar, con carácter «excepcional», intervenciones en conjuntos históricos declarados Bienes de Interés Cultural (BIC) para proyectos «de interés general»«singulares relevantes». La oposición, que denunció que se abre la puerta a la ampliación de Blasco Ibáñez en Valencia a costa del Cabanyal, mantuvo que el texto convierte en papel mojado la voluntad proteccionista de la ley elaborada por el PP en 1998.
Durante el debate, una docena de miembros de Salvem el Cabanyal protestó poniéndose en pie y luciendo camisetas que formaban la palabra «Espoliapors». La vicepresidenta Maira Barrieras, quien ejercía la presidencia, pidió que se les desalojara, lo que hicieron voluntariamente. El presidente, Julio de España, avanzó después que no habrá actuaciones contra los responsables, a diferencia de lo que se hizo en el pasado con los actores y la guerra de Iraq o la FSP-UGT.
Isabel Escudero, del PSPV, anunció que los socialistas harán «lo posible» para que exista un «pronunciamiento sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad» de la modificación y advirtió que, si el Consell «se extralimita en sus competencias», requerirán «la intervención del Ministerio de Cultura». También avisó de que defenderán ante el Supremo las reclamaciones del Cabanyal. Ramón Cardona, de EU, lamentó el «triunfo de la especulación» y garantizó que su grupo continuará trabajando en las actuaciones «políticas y judiciales».
Nácher elude la polémica
Carmen Nácher (PP) mantuvo que «no tiene coherencia» vincular la reforma al plan del Cabanyal, ya que, dijo, éste es de 1999, al tiempo que apeló a la división de poderes y la «independencia judicial» para evitar pronunciarse sobre el asunto, pendiente de que se haga público el fallo del TSJ favorable a la ampliación. No hay «ningún trasfondo» en la ley más allá de la «puesta en valor de los bienes culturales», dijo.