LA OPOSICIÓN CONSIDERA QUE ESTA LEY PRETENDE AVALAR LA PROLONGACIÓN DE BLASCO IBÁÑEZ

El PP aprueba en solitario la modificación de la ley de Patrimonio

2004-10-07Publicat per: Panorama Actual
El pleno de las Cortes Valencianas aprobó este miércoles, por los votos a favor del PP y en contra de la oposición, la ley por la que se modifica la ley de Patrimonio cultural valenciano de 1998, que entre otros aspectos regula la excepcionalidad para poder modificar el plan especial de protección de un conjunto histórico.
La ley recoge que sus ejes son el reforzamiento de la protección del patrimonio inmaterial, la puesta en valor de los bienes de interés cultural, la incorporación de la protección del patrimonio informático valenciano y que el Consell cree fundaciones para materializar los principios de esta norma.
De las 103 enmiendas de la oposición al proyecto de ley, finalmente se aprobaron de forma directa o con transaccional once de EU-l´Entesa, varias de ellas referidas a la potenciación del uso del valenciano, y tres del grupo socialista.
Uno de los puntos introducidos mediante enmiendas supone que la solicitud de autorización para someter a tratamiento a los bienes muebles de interés cultural deberá ir acompañada también de un estudio relativo a los valores históricos y culturales redactado por un técnico competente.
Asimismo, se acordó introducir que los Ayuntamientos podrán delimitar las áreas existentes en su término municipal que puedan contener restos arqueológicos o paleontológicos.
El debate se centró en el apartado más polémico de la ley, el que establece que el Consell podrá autorizar con carácter excepcional que los planes especiales de protección de los conjuntos históricos prevean modificaciones de la estructura urbana y arquitectónica cuando eviten usos degradantes o se trate de actuaciones de interés general o de proyectos singulares relevantes.
Para la oposición, este artículo es el único objetivo por el cual se ha modificado la ley, y pretende "abrir la puerta" a la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez y a la "destrucción" del patrimonio, por lo que anunciaron que adoptarán las medidas judiciales necesarias en caso de que el Consell pretenda aplicarlo.
La diputada del PP Carmen Nácher consideró que el Consell tendría "miras muy estrechas" si únicamente modificara la ley por ese artículo, que "simple y llanamente" persigue la puesta en valor de los bienes culturales, sin ningún otro "trasfondo", y aseguró que con esta ley el patrimonio cultural "sube cada vez más arriba". Destacó que el Plan del Cabanyal es de 1999, por lo que no es coherente pensar que el Consell haya esperado a 2004 para presentar esta modificación, y reivindicó que esa cuestión está en los tribunales y "no es el momento adecuado" para que el legislativo ni el ejecutivo se pronuncien al respecto, al tiempo que acusó a los socialistas de haber destruido el patrimonio.
La diputada socialista Isabel Escudero dijo que esta ley es "un atentado" contra el patrimonio, cuya protección se deja "al control arbitrario del Consell", y constituye una "aberración que no tiene precedentes jurídicos desde que los facinerosos decidieron juzgar por rebeldía a los que se mantuvieron fieles a la legalidad".
Acusó al PP de "defender los intereses de los constructores" con una ley que va "en contra" de la legislación estatal, y aseguró que ante los intentos de "arrasar" el patrimonio buscarán la movilización ciudadana, reforzarán la acción judicial y requerirán la intervención del ministerio de Cultura, y lo primero que harán cuando gobiernen será derogarla.
Escudero instó a retirar una ley que permite que "puedan poner la esfera armilar en medio del Cabanyal", y dijo que la excepcionalidad que introduce es "lo mismo" que si la ley de violencia de género introdujera un inciso que señalara que el Consell podrá determinar "que el maltratador pueda seguir dando palizas por el interés general o por vicio singular". Nácher pidió la retirada de esas palabras "tan fuertes" sobre la violencia de género, ya que como mujer había sentido "pena" y humillación.
El diputado de EU-l´Entesa Ramón Cardona dijo que "lo grave" de esta ley es que sirve para "poder destrozar cualquier conjunto histórico", y no sólo el Cabanyal o el Benacantil, de forma "arbitraria" y en contra de "todas las leyes" y de la Constitución, ante lo que acometerán acciones políticas y judiciales. Acusó al PP de "depredadores" y calificó de "vergonzoso" la intención de dejar "al pie de las especuladoras" los conjuntos históricos, en torno a los cuales se crea una "inseguridad jurídica terrible y total", y dijo que la ley es "una grave inocentada" para el pueblo valenciano.
La diputada del PP Elvira Suanzes consideró "estúpido" pretender que se elimine el artículo que es el objeto de la actualización de la ley, con el que se da "especial protección a todo el patrimonio". Tras la aprobación de esta ley se inició el debate del proyecto de ley de Vivienda, que será aprobado mañana.