El PSPV pide a Cultura que aclare la legalidad de las demoliciones

Patrimonio aprueba el derribo de los primeros ochos edificios para la apertura de Blasco Ibáñez

2005-05-06Publicat per: Las Provincias
La comisión de Patrimonio ha concedido el derribo de ocho edificios en el barrio del Cabanyal, dentro del proyecto de prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar. El grupo socialista ha pedido al Consell que aclare si uno de los casos, en la calle Progreso, es compatible con la ley de Patrimonio Cultural.
El primero de los permisos llegó a la empresa municipal AUMSA, que acomete esta iniciativa, tras la autorización de la comisión de Urbanismo del pasado 18 de abril. Se trata de un inmueble situado en el número 181 de la calle Progreso, que se encuentra en el ámbito declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) por la Generalitat.

La plataforma vecinal Salvem el Cabanyal ha recurrido en el Tribunal Supremo el fallo judicial que permite la prolongación de la avenida y el derribo de 1.650 viviendas, aunque no logró la suspensión de todo tipo de obras hasta que se vea el recurso.

Tras esta licencia de derribo, la comisión de Patrimonio, formada por técnicos de la Generalitat y el propio Ayuntamiento, dio luz verde a la demolición de cuatro edificios más el 28 de abril. Se trata de los situados en los números 198 y 204 de la calle Escalante, así como el número 201 de la calle Progreso y el número 140 de la calle Barraca.

La comisión celebrada ayer concedió el permiso a AUMSA sobre otros tres inmuebles, esta vez ubicados en los números 186 y 198 de la calle José Benlliure, junto con el número 198 de la calle Progreso.

Fuentes del grupo socialista apuntaron que el portavoz de esta formación, el concejal Rafael Rubio, dirigó el pasado día 28 una carta al director general de Patrimonio Histórico, Manuel Muñoz, para que aclare si el primero de los derribos es legal.

Falta la licencia de edificación

En opinión de Rubio, las demoliciones de edificios en zonas declaradas Bien de Interés Cultural sólo pueden concederse previa autorización de una licencia de edificación. En el caso de la parcela del número 181 de la calle Progreso, según su versión, “no es edificable por si misma”.

La empresa AUMSA tiene licencias concedidas para intervenir en tres edificios del Cabanyal. El primero es una rehabilitación integral para tres viviendas, en el número 77 de la calle Barraca, así como un anexo de dos pisos que recae a la calle Padre Luis Navarro. La adjudicación a la empresa GIC Urbana se produjo el pasado 4 de octubre, por un importe de 342.661 euros.

En el número 25 de la calle Escalante, se adjudicó a la misma constructora una finca de seis viviendas, con un presupuesto de 391.485 euros, según los datos que maneja el grupo socialista.