Valencia gasta 16 millones en comprar casas para derribar en El Cabanyal

2010-05-02Publicat per: El País
Fue una declaración pública pero sonó a amenaza. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, acusa al Gobierno de echar por tierra con su orden las inversiones hechas por el Ayuntamiento desde la aprobación del PEPRI de El Cabanyal en 2001 y amenaza con desviar los 60 millones de euros de inversión previstos en el barrio para dotaciones públicas, a la compra de casas -para su posterior derribo- en las manzanas donde está prevista la prolongación de Blasco Ibáñez.

Los detractores de la política de Barberá -vecinos contrarios a la prolongación y el partido de los socialistas valencianos- ponen en solfa este celo por el barrio al que alude la alcaldesa cada dos por tres. ¿Qué ha invertido el consistorio en El Cabanyal desde que se aprobó el PEPRI? Y más importante ¿En qué?

El consistorio asegura que lleva invertido en el barrio un tercio del plan -presupuestado en 300 millones de euros-. Es decir, unos 52 millones ya gastados y 60 millones por ejecutar, los del Plan Confianza de la Generalitat. La alcaldesa mete en este saco el nuevo aparcamiento de Martí Grajales, la biblioteca de la Casa de la Reina, el Teatro del Musical o la urbanización de varias calles del Cabanyal-Canyamelar. Incluso la inversión en el Casinet, todavía pendiente. La oposición objeta que muchas de estas inversiones son anteriores a la aprobación del PEPRI en 2001 y no deben contabilizarse como tal.

Un cálculo elaborado por el Grupo Socialista municipal sobre la inversión per cápita destinada por el consistorio durante el periodo de 2002 -primer año de vigencia del PEPRI- a 2010 a los barrios de Valencia, colocan al Cabanyal como octavo barrio en recepción de inversiones municipales per cápita, por detrás de El Mercat, Pla del Remei, La Seu, Mestalla, El Saler, El Grao o Campanar. El gasto aproximado es de 1.224 euros por habitante en ocho años frente a los 6.714 euros empleados en El Mercat.

"Barberá ha dedicado más esfuerzo económico a comprar casas y derribarlas que a la rehabilitación", denuncia la plataforma Salvem El Cabanyal. Según un documento de Cabanyal 2010, sociedad de capital público encargada de ejecutar el PEPRI, ésta ha adquirido más de 400 viviendas en las zonas afectadas por la prolongación.

Este diario intentó sin éxito obtener del consistorio una cifra sobre el dinero gastado en compra de casas y derribos. "No lo sabemos", comentan los socialistas, "pero sólo en 2009, la sociedad municipal AUMSA dedicó casi cuatro millones de euros a la compra de inmuebles [en el barrio]". Cabanyal 2010 contó además ese mismo año con un presupuesto de 12,5 millones de euros para la adquisición de inmuebles en las zonas afectadas por la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez. Sólo en un año se destinaron a compras de casas para derribar alrededor de 16 millones de euros. Los vecinos se quejan de los bajos precios satisfechos por Cabanyal 2010. Estiman una media de 480 ó 500 euros por metro cuadrado. Precios que están por debajo de lo razonable; no lo dicen sólo los vecinos sino también el Jurado Provincial de Expropiación, que multiplicó por cuatro el precio que ofreció el consistorio por dos naves expropiadas en El Cabanyal.

Y si las compras de casas en la prolongación se han acelerado en los últimos tiempos, la rehabilitación de viviendas apenas se ha incentivado. Del convenio suscrito en 2007 entre el Ministerio de Vivienda, la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia, con 350 viviendas para restaurar y 4 millones de euros de presupuesto, al final sólo se han rehabilitado 147 del total por un importe de apenas 1,2 millones de euros, un 27% de los fondos previstos hasta 2010. "Apenas se promocionó el programa", asegura Vicent Gallart, vicepresidente de la Asociación de Vecinos del Cabanyal-Canyamelar.

Desde la plataforma Salvem El Cabanyal han hecho también sus cálculos. Si los 165.016 metros cuadrados que se necesitan expropiar para hacer efectiva la prolongación se multiplicasen por los 1.250 euros el metro cuadrado construido -de acuerdo con tasaciones privadas en el barrio hechas en 2008-, con esos 200 millones de euros que salen, "se podría rehabilitar todo el barrio".