Barberá solicita tranquilidad a los vecinos y asegura que el plan del Cabanyal «se va a hacer»

Salvem acusa al consistorio de acosar a los vecinos con derribos «estratégicos» en el BIC

2005-05-04Publicat per: Levante
El presidente de Salvem el Cabanyal, Faustino Villora aseguró ayer que la licencia de derribo de un edificio del área catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC) que el ayuntamiento le ha concedido a su empresa Aumsa «es un ejemplo más de acoso a los vecinos» afectados por la ampliación de la avenida Blasco Ibáñez. Tal como informó ayer este diario, los servicios municipales de Asesoría Jurídica y de Planeamiento han dado luz verde a la licencia de demolición del edificio de la calle Progreso 181, con lo cual se abre camino a la demolición de otros cuatro inmuebles también propiedad del ayuntamiento. «Intentan intimidar y amedrentar a los vecinos con derribos estratégicamente elegidos», declaró el portavoz de Salvem.

Villora recordó ayer que Aumsa no es propietaria ni del 2% de las viviendas -según dijo, «han comprado 30 de los 1.600» inmuebles que hay en la línea de la prolongación-. Por tanto, añadió, «no se entiende a qué viene la urgencia de derribar cinco viviendas, que están en distintas calles y no afectan a sectores globales, si no es para crear huecos y solares vacíos, que acaban siendo un foco de inmundicia y marginalidad», manifestó Villora.

Para el presidente de Salvem, las licencias de derribo -concedidas de los inmuebles sitos en las calles Progreso 181, Escalante 198, Barraca 140 y José Benlliure 198 y 175- «son una provocación». Villora anunció que la plataforma está estudiando la posibilidad de presentar un recurso contencioso porque «tenemos serias dudas de que los derribos en zona BIC sean legales». Además, recordó que la ley de Patrimonio exige que las licencias de derribo en entornos BIC vayan acompañadas de un proyecto de edificación, que en este caso no se han presentado.

Villora recordó que «antes de las elecciones municipales - de mayo de 2003- el ayuntamiento derribó tres edificios en el bulevar de Serrería, junto a la estación de Renfe, que no sólo no se han urbanizado sino que ni se han vallado, como es obligación del ayuntamiento».

Preguntada durante una visita a la Almoina por los derribos en el BIC del Cabanyal, la alcaldesa Rita Barberá, aseguró que el plan urbanístico (Pepri) del Cabanyal «tiene un proyecto claro» y «se va a hacer», al tiempo que recordó que los tribunales han ratificado el plan. «Los vecinos deben saber con tranquilidad que vamos a cumplir el proyecto y que vamos a hacer el plan de rehabilitación junto a la Generalitat», insistió.