Los informes a favor de una demolición en calle Progreso despejan el camino a otros expedientes

Vía libre a los derribos en el BIC del Cabanyal

2005-05-03Publicat per: Levante
El equipo de gobierno de Rita Barberá ya dispone de los informes técnicos a favor del que será el primer derribo de un edificio de en la zona Bien de Interés Cultural (BIC) del Cabanyal afectada por la ampliación de Blasco Ibáñez. Se trata de la vivienda situada en el número 181 de la calle Progreso, que es propiedad del consistorio y cuyo expediente de derribo se inició a instancias de la empresa municipal Aumsa el 21 de octubre de 2004, una semana después de hacerse pública la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) a favor del Pepri del Cabanyal y de la prolongación. La licencia de derribo de otros cuatro inmuebles del ámbito BIC (Barraca 140, Escalante 198 y José Benlliure números 175 y 198), que Aumsa solicitó en marzo de este año, estaba sujeta a la resolución del expediente de Progreso. Resuelto este, el consistorio podrá acometer los cinco derribos.

La suspensión cautelar del Pepri dictaminada por los tribunales era uno de los inconvenientes. La Asesoría Jurídica ha resuelto que esta medida cautelar está anulada porque la sentencia del TSJ «es firme». Los vecinos de Salvem el Cabanyal, no obstante, han presentado un recurso de casación contra el fallo.

Otro de los escollos para iniciar los derribos en el ámbito BIC es la propia ley de Patrimonio Cultural Valenciano que impone la «edificación sustitutoria» en los derribos de inmuebles, esto es, que exige que las licencias de derribo vayan acompañadas del permiso de edificación para garantizar la urbanización del solar y evitar la degradación del entorno. Esa es al menos la objeción que inicialmente puso la Comisión Municipal de Patrimonio en el expediente de demolición en la calle Progreso.

Al respecto, el servicio de Planeamiento ha resuelto que el derribo no es incompatible con la normativa de Patrimonio porque los terrenos que ocupa el inmueble no son edificables ya que formarán parte de los viales de la nueva avenida. No obstante, sí hay una parte del solar que entra en una unidad de ejecución donde va un bloque de viviendas, si bien los inmuebles existentes en dicha unidad todavía no son propiedad del ayuntamiento.

Los técnicos despejan esta cuestión sugiriendo que «como medida cautelar» y, a fin de asegurar que en las parcelas edificables que resultasen de los derribos se ejecute el planeamiento,«sería conveniente que Aumsa se comprometiese cuando reuniese a propiedad suficiente a formalizar un proyecto único de edificación para el bloque del que forma parte la parcela de la calle Progreso 181». Vistos los informes, se autorizó el pasado 14 de abril el derribo, del que deberá ser informada Cultura.

El ayuntamiento también iniciará en breve el derribo de un edificio de Renfe, incluido en la zona de la prolongación, donde se construirá la nueva rotonda de la avenida de Serrería.