La alcaldesa hace suyas las reclamaciones de los vecinos y las financiará vía deuda especial

Barberá cambia los proyectos de transformación urbana por obras de mejora para los barrios

2005-01-14Publicat per: Levante
La alcaldesa Rita Barberá, que ayer informó en rueda de prensa de la reunión de trabajo del miércoles con el ministro de Administraciones, Jordi Sevilla, ha optado por destinar los 240 millones que espera obtener de créditos extraordinarios a acondicionar calles y jardines y a mejorar el transporte público, el alumbrado y los equipamientos de los barrios. Se trata de actuaciones necesarias y muy demandadas por los vecinos, si bien se alejan de los grandes proyectos de transformación urbana vinculados a la Copa del América.

Barberá reconoció que todas las obras del listado del plan de embellecimiento susceptibles de financiarse con créditos extraordinarios están basadas en las reivindicaciones de la Federación Valenciana de Vecinos, con cuyos responsables se reunió el pasado 28 de diciembre. La alcaldesa destacó que se trata de obras «realizables y asumibles» que ya tienen sus proyectos redactados o en fase de redacción y que se pueden agilizar a través de la deuda extraordinaria o hacer a más largo plazo con el presupuesto ordinario.

Aunque Barberá manifestó que «se mantiene la filosofía» del plan de embellecimiento, ha habido un giro evidente. En junio de 2004, Barberá le pedía al ministro de Economía, Pedro Solbes, 600 millones extra para obras de mejora urbana donde se incluían ocho grandes proyectos tanto de competencia estatal como municipal. Las actuaciones eran el soterramiento de las vías en Serrería; la remodelación de la dársena -Balcón al Mar-; las piscinas olímpicas; los accesos al Club Náutico; la reordenación del Cabanyal y el frente marítimo; el bulevar de la avenida del Puerto; los túneles de la marginal del río y el nuevo puente de acceso a Valencia por la A-3. De las tres obras de competencia municipal, en el plan de embellecimiento que Barberá presentó el miércoles en Madrid sólo se mantiene la avenida del Puerto.

La alcaldesa ha sacado del listado las piscinas del Balcón al Mar y el plan del Cabanyal -que incluye la prolongación de Blasco Ibáñez, y les ha buscado «otras fórmulas de financiación y gestión», tal como explicó ayer. Barberá manifestó que renunciaron a la financiación estatal o vía deuda extraordinaria del plan del Cabanyal porque «teníamos al PSPV de frente». Las piscinas se ejecutarán por gestión indirecta y la prolongación mediante una sociedad mixta (Generalitat, ayuntamiento y capital privado).

La alcaldesa manifestó que el lunes próximo se reunirá nuevamente con los responsables del Gobierno para concretar los proyectos y el endeudamiento extraordinario. Barberá recordó que, al margen de la remodelación de la dársena y las infraestructuras deportivas que financia el Estado, hay obras de mejora urbana de competencia estatal, como el soterramiento de las vías en Serrería y los túneles de la marginal del río. Manifestó, no obstante, que no hay plazos ni compromisos y que se conformaría con «que las obras comenzasen para 2007». El portavoz del grupo socialista, Rafael Rubio, manifestó ayer que «con la excusa de la competición de vela, Barberá ha solicitado obras ordinarias que por incapacidad de las finanzas municipales no se han podido hacer». Pese a todo, apoyó las propuestas para la mejora de los barrios. Rubio valoró que la alcaldesa haya «abandonado el glamour y las grandes transformaciones y se haya volcado en obras menores para mejorar el bienestar social». Para Rubio, «el cambio radical» del plan de embellecimiento se debe a que «Barberá está preparando la campaña electoral de 2007».