Los habitantes del Cabanyal desean que las nuevas promesas se conviertan en una realidad para rehabilitar las viviendas más degradadas del barrio

“El barrio se merece las ayudas”

2005-01-11Publicat per: Las Provincias
Los residentes de la zona portuaria saben que las calles y las viviendas necesitan un nuevo aire. Diferentes opiniones y un sólo objetivo: mejorar su nivel de vida. “Van a venir muchos cambios con la Copa América, y el barrio del Cabanyal se merece las ayudas”. Luis, que vive en la calle Ernesto Anastasio, número 71, elogió ayer las nuevas ayudas que van a recaer entre los vecinos.

Luis se encontraba barriendo la acera en la que desemboca la puerta de su hogar cuando lamentó que había muchas casas “hechas polvo”. Confía en que salga beneficiada la mayor cantidad de gente posible. “Es una pena que un barrio tan tradicional y típico de la ciudad se esté cayendo a pedazos”.

Amalia, una joven propietaria del inmueble ubicado en la calle Emilo Baldoma, 77, explicó también la necesidad del proyecto: “Hay gente mayor que económicamente no puede hacer frente ella sola a las reformas que son necesarias en sus viviendas”. Apuntó la necesidad de llevar cuidado con las obras futuras. “Está muy bien que rehabiliten las fachadas de los edificios viejos, pero siempre que lo hagan respetando la estética original”, concluyó.

Una amiga suya y vecina de la calle Barraca, Esther, añadió a su discurso que le da “mucha pena” ver cómo casas que son “tan bonitas están que se caen”. Reconoció que son baratas “porque se las dan a gente marginal”.

En busca de opiniones expertas, María José Corrado, asesora inmobiliaria de la agencia Área Marítima, situada ante el mismo mercado del Cabanyal, afirmó que la gente “no quiere comprar los pisos en zonas conflictivas y degradadas, por lo que nos vendrá bien el nuevo plan”. Apuntó que las ventas aumentarán, “sin duda”, aunque no le pareció tan deseable la subida de precios. El valor medio de las viviendas en la zona ronda los 180.000 euros, según cálculos de esta empresa. “Desde que anunciaron la Copa América, los pisos aquí valen el doble”, dijo María José.

La asociación de vecinos de el Cabanyal, contraria a la ampliación de Blasco Ibáñez, se encuentra un tanto escéptica ante la firma del convenio. “No queremos que las casas se derriben y se conviertan en solares. Esperemos que se cree una oficina donde los diferentes sectores del barrio podamos sentarnos en una mesa y ver cuáles son las prioridades”, señaló ayer su presidente, Vicente Gallart.