La sociedad mixta ofertará participar en las obras a entidades financieras y empresas de servicios

Ayuntamiento y Consell acuerdan la prolongación de Blasco Ibáñez sin concretar el final de la obra

2005-01-11Publicat per: Las Provincias
Ayuntamiento y Generalitat firmaron ayer un convenio para conceder ayudas públicas a la rehabilitación de viviendas en el Cabanyal, así como para la creación de una sociedad mixta que acometa el plan urbanístico con la prolongación de Blasco Ibáñez hasta el mar. La obra nace sin plazos para negociar con los vecinos afectados.
La alcaldesa Rita Barberá dijo sobre el calendario de este proyecto, calificado como “gran compromiso” que no se quiere “coger los dedos” para dar más tiempo a la negociación con los vecinos del barrio del Cabanyal afectados por la apertura de la avenida. “Prefiero hacerlo así que no de una manera más ágil, pero no respetando la voluntad de los afectados”, en referencia a los realojos prometidos en el mismo distrito.

El convenio fue firmado por el conseller de Economía, Gerardo Camps, y por el de Territorio y Vivienda, Rafael Blasco. El segundo dijo que las ayudas para la rehabilitación y las obras de urbanización responden a la “gran demanda social”, en referencia a las sucesivas victorias electorales del Partido Popular en este distrito, desde que se incluyeron en el programa el plan del Cabanyal.

La única cifra que aparece son los 9 millones de euros que aportará cada una de las dos administraciones para la sociedad. Además, se dará entrada a capital privado, tras la “invitación” a “entidades económicas esenciales y de servicios”, explicó el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau. Tras la rueda de prensa, explicó a los periodistas que aludía con esas palabras a bancos, cajas y sociedades como Iberdrolas, Cegás y Aguas de Valencia, entre otras.

El conseller de Economía citó como ejemplo de esta estructura de gestión la empresa creada por la Generalitat para la construcción del aeropuerto de Castellón, participada por Bancaixa y la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

Actualizar las cifras

Acerca de la inversión global, en febrero de 1999 se aprobó un documento que hablada de 162 millones de euros para abrir nuevas calles, equipamientos como institutos, colegios y centros de salud, además de las 1.500 nuevas viviendas de protección oficial previstas.

Ese dato de inversión habrá que actualizarlo, según explicó la propia alcaldesa. El portavoz socialista, Rafael Rubio, comentó sobre esto que el incremento mínimo “será de un 15%”, debido a la evolución del IPC de los últimos cinco años.

El arquitecto y coordinador del Plan General, Alejandro Escribano, añadió que la subida será algo superior al IPC, debido a que en el sector de la construcción “ha aumentado un 1,5% por encima del resto de los sectores”.

El concejal socialista comentó que, tras la firma del convenio, espera que Barberá “no pida dinero al Gobierno de la Copa América para la prolongación de la avenida.”

Esto fue respondido después por Grau diciendo que puede “estar tranquilo porque la alcaldesa no va a pedir dinero al Gobierno para el plan del Cabanyal”, para criticar el retraso en la concesión de las ayudas estatales con motivo del evento náutico, destinadas obras públicas de mejoras en la ciudad.

Barberá dijo que la empresa AUMSA seguirá con la gestión del plan hasta que se forme la sociedad, para lo que se ha fijado un plazo máximo de tres meses. Hasta ahora, dispone de 140 viviendas para realojos. La previsión es que las demoliciones afecten a 1.650 pisos, aunque muchos de ellos están vacíos por la degradación urbanística de los últimos años.

Sobre la petición de ayudas, Blasco dijo que el Instituto de la Vivienda procederá como “en el distrito de Ciutat Vella”, para lo que se ha fijado un ámbito y unos criterios de renta y familiares, que se acogerán al plan de la Vivienda.