Empieza la «rehabilitación» del Cabanyal

2007-09-28Publicat per: Levante
Vecinos de El Cabanyal, convocados por la plataforma Salvem, iniciaron ayer, por su cuenta, la rehabilitación simbólica del barrio. Armados con palas, guantes y cascos y la ayuda de un tractor, movieron casi 100.000 kilos de arena para «urbanizar de manera subsidiaria», ya que no lo ha hecho el ayuntamiento, un solar de 500 metros cuadrados del futuro bulevar San Pedro.
La oficina Cabanyal 2010, a la que acusan de acosar a los afectados, adquirió las casas, las derribó y dejó la parcela sin vallar y con los cables y alcantarillado al aire.
La iniciativa tiene, obviamente, carácter reivindicativo y dos objetivos fundamentales: poner en evidencia que el ayuntamiento incumple sus propias ordenanzas -la obligación de vallado de los solares - y «luchar contra el acoso aumentando la autoestima de los vecinos», en palabras del portavoz de Salvem el Cabanyal, Faustino Villora. En la operación, que continuará a lo largo del día de hoy, participan entre medio centenar y un centenar de vecinos. Mañana sábado se celebrará un acto de inauguración.

Es un paso más en la campaña de denuncia emprendida por la plataforma a raíz de la puesta en marcha del proyecto de urbanización del bulevar San Pedro. En el pleno del pasado mes de marzo la asociación hizo oir su voz y la de los afectados por las expropiaciones, que llegaron a escribir una carta al Rey Don Juan Carlos I para pedirle que mediara. Además de abrir una oficina jurídica para ayudar a los propietarios a recurrir por los bajos precios de expropiación, Salvem insiste en quejarse del estado de degradación y abandono a que se someten las propiedades que va adquiriendo la administración pública y han cosechado victorias en los tribunales al conseguir la paralización cautelar de los derribos. El caso del solar de los números 71-73 de la calle San Pedro, el que ahora han «urbanizado» , les ha parecido emblemático. El ayuntamiento, a través de la oficina, adquirió las casas y las derribó el pasado mes de febrero. Desde entonces permanece sin vallar a pesar de que las ordenanzas obligan a ello y que la licencia de derribo especificaba un plazo de 15 días para cumplirlas, con restos de la demolición, residuos y las trapas de alcantarilla abiertas, según explican los responsables de Salvem.

Eso sí, la plataforma ciudadana tiene la intención de recuperar el dinero invertido, que no ha sido tanto. «Por 2.100 euros un solar inmundo se ha recuperado como espacio urbano». El cargo detallado de los gastos se pasará para su reintegro, igual que hace el propio Ayuntamiento de Valencia cuando limpia o valla un solar de propiedad privada. La mano de obra aportada por los voluntarios del barrio se «regala a la ciudad» . El solar se «inaugurará» junto a una «nueva etapa de rehabilitación frente a la política de tierra quemada» oficial.