Un diario de Ginebra denuncia que se está presionando a los vecinos para que vendan

Las quejas del Cabanyal hallan eco en la televisión, la radio y la prensa suiza

2007-06-26Publicat per: Levante
Los medios de comunicación suizos, que en estos días trabajan intensamente en informar a su país del desarrollo de la fase final de la XXXII edición de la Copa del América, han recogido al mismo tiempo que el desarrollo urbanístico, turístico y económico que la competición supone para la ciudad, la «otra cara» del barrio de El Cabanyal. En reportajes en prensa escrita, radio y televisión helvéticas la plataforma Salvem el Cabanyal ha hallado un hueco para hacer oir su voz.

En el informativo vespertino del pasado día 22 de la Télévision Suisse Romande junto a las noticias deportivas de la vela se emite un reportaje acerca del desarrollo que la competición conlleva, haciendo un símil con Barcelona 92. El concejal de urbanismo, Jorge Bellver, destaca la rehabilitación del centro histórico. Rafael Ferrando, presidente de Cierval, afirma que Valencia ha pasado «de la sombra a la luz» . Y a continuación Faustino Villora, portavoz de la plataforma, denuncia -y muestra a las cámaras - el abandono del barrio (solares, suciedad...) En la misma línea, el Journal de Geneve publica un artículo titulado «Les quartiers oubliés de la Coupe de l'America» (los barrios olvidados de la Copa del América) en el que explica que detrás de los hoteles de lujo y los yates de millonarios, de la Ciutat de les Arts i les Ciències, están los barrios del Marítimo y apunta que los vecinos «sont en colère» (están indignados). El diario se hace eco de los grandes proyectos ligados a la fachada litoral, la marina, la prolongación de Blasco Ibáñez o los accesos en contraste con Malva-rosa o Cabanyal. La reportera recuerda la condición de BIC de una parte del barrio y la paralización cautelar de los derribos, a pesar de lo cual la alcaldesa ha constituido dos sociedades «para presionar a los vecinos y forzarles a vender» y llevar a cabo los derribos. También advierte la periodista de la proliferación de bases ilegales ligadas al Puerto y de la amenaza sobre el Parque Natural de la Albufera. Tras añadir el futuro circuito de Fórmula 1, el diario se pregunta si merece la pena la destrucción del patrimonio en pos de la modernidad.