El PP mantiene la reforma que avala actuaciones como el Cabanyal

2004-09-30Publicat per: Levante
El grupo popular rechazó ayer en la comisión de Educación las enmiendas de socialistas y Esquerra Unida que exigían la supresión del artículo de la reforma de la ley de patrimonio cultural que introduce la excepcionalidad en los planes de protección de los conjuntos históricos de manera que se podrán autorizar intervenciones para «actuaciones de interés general»«proyectos singulares relevantes». La modificación permitiría, por ejemplo, avalar legalmente la intervención en el Cabanyal o la ya desestimada ubicación del Palacio de Congresos en el monte Benacantil.
La ley quedó vista para la sentencia definitiva del pleno la próxima semana -junto con el proyecto de la vivienda- en una comisión en la que la oposición ventiló las 105 enmiendas en una hora y cuarto. Los socialistas pasaron así de puntillas sobre la cuestión polémica con el objetivo, comentó después la socialista Isabel Escudero, de reservar su estrategia para el pleno. La contrapartida es que la discusión quedó descafeinada. Carmen Nácher, del PP, le ofreció transaccionar algunas enmiendas menores que no afectaban al controvertido artículo 39 pero Escudero la remitió directamente a la negociación en el mismo pleno.
Nácher defendió la intervención en los bienes de interés cultural para proyectos de interés general o singular con el argumento de que el patrimonio «no es un florero» y se debe «conservar», pero también «darle un uso social», porque es «para tocarlo, para disfrutarlo, para utilizarlo». A preguntas de los periodistas, rechazó que se haya «intentado hacer una ley para desproteger el Cabanyal o el Palacio de Congresos de Alicante», aunque eludió comentar el primer caso señalando que está «en los tribunales» y hay que «respetar la separación de poderes», de forma que «ni las Cortes ni el Ejecutivo se deben pronunciar».
EU anuncia más acciones legales
Escudero, vicesecretaria del PSPV y recién designada portavoz adjunta de su grupo para la coordinación de iniciativas, advirtió que, en caso de que se apruebe la reforma, el patrimonio «quedaría en situación de indefensión» porque «se introduce el principio negativo de inseguridad jurídica» en la protección de estos bienes. Ramón Cardona, de Esquerra Unida, anunció que emprenderá «acciones políticas y jurídicas», incluso acudiendo al Código Penal, para demostrar que la ley «va contra nuestro patrimonio y lo único que pretende es destruirlo».