La popular Carmen Nácher asegura que el patrimonio hay que protegerlo “pero no es un florero”

El PP rechaza las enmiendas de la oposición para evitar la prolongación de Blasco Ibáñez

2004-09-30Publicat per: Las Provincias
El debate sobre la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar volvió ayer a las Cortes. La comisión de Cultura debatió la modificación de la ley de Patrimonio Cultural Valenciano y la oposición acusó al PP de querer destruir parte del barrio del Cabanyal. L’Entesa amenazó con emprender acciones jurídicas.
En poco más de una hora y cuarto los tres grupos parlamentarios ventilaron el debate de las 105 enmiendas parciales presentadas a la modificación de la ley de Patrimonio Cultural Valenciano.
La polémica está en la inclusión del apartado 39.2.i por el que se permitirán intervenciones en Bienes de Interés Cultural (BIC) en favor de “proyectos de interés general o de una singularidad relevante”.
Este apartado es el que permitirá acometer la ampliación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar. El proyecto afectará a una parte del entramado urbanístico del barrio del Cabanyal que está catalogado como protegido.
El debate de las enmiendas parciales es el paso previo para que la semana que viene se apruebe en el hemiciclo valenciano la modificación de la ley.
La portavoz adjunta del PSPV en el Parlamento, Isabel Escudero, pasó de puntillas por este tema y aseguró que prefiere reservarse para el pleno “donde estará el meollo de nuestra defensa”. La falta de intensidad de la diputada socialista se plasmó en la oferta que le hizo la portavoz de Cultura del PP, Carmen Nácher, para transaccionar varias enmiendas. Escudero no las quiso ni ver y trasladó su debate al pleno.
La parlamentaria de la oposición aseguró que el Consell quiere introducir este apartado en la ley “para eliminar el proteccionismo del patrimonio valenciano”.
Acciones judiciales
El diputado de l’Entesa Ramón Cardona fue mucho más explícito sobre las intenciones de su grupo. Cardona afirmó que la coalición adoptará “las acciones políticas y jurídicas” que considere oportunas “para demostrar que este articulado va en contra de la protección del patrimonio”.
El parlamentario aseguró que el artículo 39.2.i l “no sólo afecta al Cabanyal y al Benacantil, ya que en l’Énova se han descubierto unas villas romanas que pueden ser destruidas por el trazado del AVE, que es un proyecto de una singularidad relevante”.
La portavoz de Cultura del grupo popular, Carmen Nácher, defendió la modificación legislativa que pretende introducir el Consell.
La diputada popular defendió el mantenimiento de las intervenciones en Bienes de Interés Cultural para proyectos “de interés general” y proyectos “singulares relevantes” con la premisa de que el patrimonio “no es un florero” y se debe “conservar, recuperar y proteger, pero esto no quiere decir que no se puedan tocar y utilizar”.