Una ajustada mayoría permitirá a Barberá partir en dos un barrio calificado como BIC

El TSJ da vía libre a la prolongación de Blasco Ibáñez por el Cabanyal

2004-09-17Publicat per: El País
La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano permitirá a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, partir el barrio de El Cabanyal con la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar. Una ajustada mayoría, en contra del criterio sostenido por el ponente de la sala, ampara una actuación urbanística que ignora las características específicas del barrio de El Cabanyal, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).
El pleno de la Sala Contencioso-Administrativo del TSJ, integrada por 18 magistrados, inició ayer su deliberación sobre los nueve recursos interpuestos contra el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) del barrio de El Cabanyal-Canyameral. Esa actuación urbanística proyectada por el Ayuntamiento que preside Rita Barberá supone la prolongación hacia el mar de la avenida de Blasco Ibáñez y atraviesa el barrio de El Cabanyal, declarado Bien de Interés de Cultural (BIC), partiéndolo en dos. En la primera sesión de la discusión, en contra del criterio del ponente, la actuación urbanística logró ayer una ajustada mayoría, según confirmaron varias fuentes.
El amparo legal a la ampliación de la avenida de Blasco Ibáñez, que daría al traste con un conjunto urbanístico de características particulares que fueron consideradas de un valor específico como para que se estableciera sobre él una protección, dejaría sin efecto la paralización cautelar de las expropiaciones y los derribos planeados hace algo más de dos años por el Consistorio para llevar adelante su polémico proyecto.
A pesar de que en el Tribunal Supremo quedan por resolver algunos recursos planteados contra el plan del Ayuntamiento de Valencia, la paralización de los derribos dictada en el mes de febrero de 2002 quedaría invalidada. Sólo podría volver a establecerse si, como ya han anunciado las representaciones legales de la plataforma Salvem El Cabanyal, del PSPV y de EU, el fallo que dicte dentro de unos días el TSJ es recurrido ante el Tribunal Supremo. Petición que, en su caso, deberá ser estudiada. El Ayuntamiento pretendía iniciar los derribos con cuatro edificios cercanos a la estación ferroviaria de El Cabanyal, donde ahora acaba la avenida de Blasco Ibáñez. Una vía para la que Barberá pretende recuperar, siquiera simbólicamente, su antigua denominación de Paseo de Valencia al Mar.
La ejecución del plan de prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez a través del antiguo barrio marítimo de Valencia afecta a 6.000 unas viviendas. En las distintas respuestas parciales que ha ido dando el TSJ a recursos anteriores presentados por vecinos afectados, por la plataforma y por los grupos de la oposición,los jueces incluían consideraciones sobre la situación de desprotección que sufre el barrio y que evidencian una clara contradicción entre su consideración de BIC y la nula actividad en favor del conjunto urbano por parte del Ayuntamiento. El TSJ tuvo cuidado de aceptar la suspensión cautelar de las obras iniciadas por Barberá porque de ser rechazado el plan los derribos harían irreversible la situación. Las partes contrarias al plan se mostraban aún ayer confiadas en que la postura del TSJ fuera la anulación del plan, y así lo expresaron tanto Faustino Villora, portavoz de la plataforma Salvem El Cabanyal, como Blanca Blanquer, letrada del PSPV.
Sin embargo, la primera sesión de deliberación sobre el grueso del contencioso supone un contratiempo para los recurrentes, aunque queda por saber, una vez se redacte el fallo, si habrá alguna parte de los recursos que sea estimada por el tribunal. También es probable que haya votos particulares. El criterio del ponente mantenía la línea de actuación que recogen los pronunciamientos del TSJ hasta ahora, en alguno de los cuales cargó contra el Ayuntamiento. Sin embargo, el presidente de la sección primera, José Díaz, defensor del criterio contrario, logró los apoyos suficientes para que una mayoría ajustada ampare el plan de Rita Barberá.