Tras la deliberación del plenario de ayer la sentencia tardará unos quince días en hacerse pública

El TSJ dará luz verde al plan del Cabanyal por un margen muy ajustado de votos

2004-09-17Publicat per: Levante
Cuatro años después de la aprobación del planeamiento del Cabanyal-Canyamelar, que incluye la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez, y tras dos de suspensión cautelar de una parte del proyecto, el Tribunal Superior de Justicia dará luz verde a los planes de la alcaldesa Rita Barberá. El pleno de la sala de lo contencioso-administrativo se reunió ayer y, aunque el fallo tardará 15 días, será favorable al plan por un margen mínimo.
El Ayuntamiento de Valencia y los vecinos de los poblados marineros del Cabanyal-Canyamelar se encuentran pendientes de que el Tribunal Superior de Justicia haga pública la sentencia sobre los nueve recursos presentados contra el planeamiento del barrio que incluye la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez. Ayer se reunieron los 18 magistrados del pleno de la sala de lo contencioso-administrativo y, aunque el fallo tardará unos quince días en hacerse público, Levante-EMV ha podido saber que dará luz verde a las obras si bien por un ajustadísimo margen, ya que las opiniones estaban muy divididas entre el sí y el no, más o menos en la misma proporción en que se aprobó el auto de suspensión cautelar hace dos años (9 votos a favor y 8 en contra) pero en sentido inverso.
El fallo supondrá automáticamente el levantamiento dicha suspensión que afectaba al área en la que se cruzan el ámbito declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y la ampliación de la avenida. Este auto había provocado la «esperanza» que todavía ayer mantenía la Plataforma Salvem el Cabanyal de que los magistrados acabaran declarando ilegal -por vulneración de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano, sobre todo- el controvertido proyecto municipal. Son nueve los recursos a resolver, aunque, al parecer, la sala ha optado por acumularlos y estudiar a fondo uno de ellos.
Entre los recursos, cabe citar los presentados por Salvem el Cabanyal, la Federación de Asociaciones de Vecinos y el PSPV-PSOE. Al término de la primera sesión de deliberación de ayer, que se había retrasado considerablemente lo que motivó una queja formal de los afectados, el TSJ informó que las reuniones podrían continuar. Una vez se conozca el fallo, aún cabe recurso ante el Tribunal Supremo. En vista de la división de opiniones, es casi seguro que se produzcan votos particulares.
Los vecinos advertían ayer de que, si la sentencia resultara favorable a sus tesis, propondrían negociar con el ayuntamiento un plan alternativo de rehabilitación. Los responsables municipales siempre se han mostrado convencidos de que los jueces les darían la razón. Pese a ello, la empresa municipal Aumsa cuenta apenas con un presupuesto de 601.000 euros para el proyecto.
El plan de reforma interior (peri) del Cabanyal tiene como eje central la prolongación de Blasco Ibáñez hasta el Paseo Marítimo con 48 metros de anchura -los mismos que Marqués del Turia- y efectuando un pequeño quiebro. La apertura afecta al 10% de un ámbito declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1993, con gobierno autonómico del PSPV.