Grau se siente por encima de la ley

2004-06-25Publicat per: Levante
Desde el Cabanyal resulta obligado contestar al concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, por lo que manifestó en Levante-EMV el 17 de los corrientes: Los actos de la Administración gozan de presunción de legalidad (caso del PERI del Cabanyal). Pero cuando el TSJCV concedió la suspensión cautelar y el Tribunal Supremo lo ratificó, esa legalidad queda en entredicho, esfumándose. Así sorprende cuanto menos que Alfonso Grau se atreva a sostener en Levante-EMV que la prolongación de Blasco Ibáñez permite abrir un eje absolutamente necesario para llegar hasta el mar, pues ¿cómo puede ser absolutamente necesario algo que está sub judice y que con toda probabilidad será declarado ilegal por los tribunales? Alfonso Grau tiene la obligación de saber que tratándose de una cuestión regulada por ley, lo único que demuestra con sus manifestaciones es que se siente por encima de la ley, lo que no cuadra con un estado de derecho.
Alfonso Grau debe abstenerse de realizar tales declaraciones caciquiles pues la prolongación es radicalmente innecesaria para la práctica totalidad de los mejores urbanistas y manifiestamente ilegal, desde un principio, para la inmensa mayoría de juristas.
No se trata de cirugía, sino de legalidad. El Cabanyal es conjunto histórico, con valor añadido de BIC. Merece un respeto y debe ser rehabilitado integral e inmediatamente, sin discusión.
La misma autoridad que ha consentido la degradación y la llegada de gente indeseable tiene la obligación, con la ley en la mano, de devolver la zona a sus orígenes, repristinándola, sin prolongación, para bien del Cabanyal, del resto de la ciudad y de la America Cup, actual proyecto emblemático de Rita Barberá