Salvem el Cabanyal ofrecerá asesoría legal a los vecinos notificados para el desalojo

Un tercio de los 136 afectados por el bulevar junto a Blasco Ibáñez acepta la expropiación

2007-06-13Publicat per: Las Provincias
El 35% de los propietarios afectados por la expropiación para abrir el bulevar San Pedro, junto a la avenida Blasco Ibáñez, han dado su conformidad a la empresa que gestiona las obras, Cabanyal 2010. Así lo adelantaron ayer fuentes del gobierno municipal, quienes indicaron que los derribos incluirán 136 viviendas, locales, pequeños talleres y solares.

Los primeros avisos de la expropiación movilizaron ayer a la plataforma vecinal, Salvem el Cabanyal, contraria a la prolongación de Blasco Ibáñez a través de este barrio del Marítimo. Su portavoz, Faustino Villora, anunció antes de una asamblea con los afectados que la entidad ofrecerá asesoramiento a la hora de presentar alegaciones, lo que se estima para el próximo septiembre.

El gobierno municipal mantiene la oferta de realojos en el mismo barrio y en la Malvarrosa. Alrededor de 110 viviendas se ofrecen a los residentes afectados por los derribos. Villora dudó de que muchos vecinos puedan optar a uno de estos pisos. “Si una vivienda cuesta 114.000 euros y la pensión que cobran es de 400 euros mensuales, es difícil que puedan hacer frente a una hipoteca”.

No obstante, matizó que la plataforma vecinal no pretende que se haga una “resistencia numantina” y que respetarán lo que cada vecino decida. “Hay mucha gente que está desbordada por esta situación y por eso ofreceremos asesoría”.

Fuera de la zona suspendida

La empresa Cabanyal 2010 ha localizado 136 referencias catastrales, divididas en dos sectores del futuro bulevar. Se trata de un proyecto situado fuera de la zona suspendida por los tribunales, por lo que en los últimos años se han producido varios derribos tras compras directas a sus propietarios.

El bulevar San Pedro toma el eje de la calle del mismo nombre y cruzará de norte a sur la prolongación de la avenida, a escasa distancia de la estación del Cabanyal de Renfe. En total se han enviado 182 avisos de expropiación, debido a que en algunos casos “figuraban titulares distintos en el Registro y en el Impuesto de Bienes Inmuebles”.

Aparte de esa cantidad, la empresa mixta ha adquirido ya 15 propiedades, algunas ya derribadas. Según el calendario previsto, habrá un segundo envío de avisos, tras lo que se publicarán en el Boletín Oficial de la Provincia y otras publicaciones oficiales. Alrededor de septiembre, todo el proceso se expondrá al público para las alegaciones.

En el mismo plazo se considera viable que se adjudique el proyecto de urbanización, para ejecutarlo a finales de año. El Ayuntamiento ha realizado una pequeña parte del plan urbanístico del Cabanyal, como la rehabilitación del Teatro el Musical y el Museo de la Semana Santa Marinera. Al margen de otros equipamientos públicos, falta la parte gruesa del proyecto.

El Tribuna Supremo estudiará el próximo otoño el recurso presentado por el Ayuntamiento acerca de la suspensión decretada en la zona declarada Bien de Interés Cultural y afectada por la apertura de la avenida hasta el mar.

Este ámbito está delimitado por las calles Doctor Lluch, Escalante, Pescadores y Amparo Guillem. La intención declarada, no obstante, es promover obras de urbanización fuera de ese ámbito.

En ese contexto se enmarca el proyecto del bulevar San Pedro, la primera obra de urbanización de envergadura que se hará en el barrio en relación con la prolongación. La alcaldesa Rita Barberá ha hecho valer el apoyo electoral recibido en el Cabanyal en todas las elecciones, que han avalado su propuesta.

Por su parte, la plataforma vecinal mantiene sus actuaciones en los tribunales, con el propósito de paralizar cualquier derribo, en favor de mantener la trama urbana.