Doce casas particulares acogen una exposición de Agustí Centelles

El Cabanyal se enfrenta con arte a la prolongación de Blasco Ibáñez

2004-05-30Publicat per: Las Provincias
Salvem el Cabanyal inauguró ayer, por séptimo año, sus jornadas de puertas abiertas. A través de esta iniciativa, doce casas acogen, durante tres fines de semana, una muestra de las fotografías que el valenciano Agustí Centelles realizó durante la guerra civil. El objetivo es dar a conocer el encanto de un barrio en peligro de desaparición.
Ni las cámaras de televisión, ni los fotógrafos y políticos que acudían a su casa lograban poner nerviosas a las hermanas Martínez. Pepica, Lola y Antonia tienen 79, 84 y 93 años respectivamente y juntas conviven en una casa típica del barrio de Cabanyal, cada una en una altura. “No nos importa que venga la gente a nuestra casa, incluso queremos que vengan más”, afirma Pepica Martínez.
Las fotografías de Centelles reposan en las paredes de la planta baja, en la calle de la Reina 135. Junto a imágenes de Lluis Companys o Fanny la guerrillera se mezclan las fotografías familiares de las hermanas Martínez. Los visitantes contemplan tanto las de Centelles como las que descansan sobre el televisor.
“El objetivo es que la gente conozca el Cabanyal. La gente que no lo conoce piensa que es bonito hacer una avenida y llegar un minuto antes a la playa. No es lógico destrozar un barrio así”, asevera Lluís Cerveró, hijo de Antonia y miembro de la asociación.
Visitantes de todos lados
Los visitantes, mapa en mano, tienen claro el recorrido que tienen que hacer. Purificación Cervera tiene noventa años y ha venido desde Patraix. “Me acompaña mi hijo y vamos a ver las doce casas. He venido porque mi barrio también está abandonado y las fotos me traen recuerdos. Todos mis hermanos fueron a la guerra”, afirma.
Delante de cada casa, unas puertas abiertas y un cartel invitan a la entrada. En el número 32 de la travessia Pescadors un grupo de gente hace cola para subir una estrecha escalera donde una veintena de fotografías aguardan colgadas de la pared. En este caso, abundan los retratos: la Pasionaria, Indalecio Prieto, Pompeu Fabra o Azaña se cobijan en una vivienda muy diferente a la de las hermanas Martínez. El exterior es el de una casa típica marinera, pero el interior denota que vive gente joven y moderna. “Resido en Castellón y vengo todos los años. He empezado por esta casa, pero pienso verlas todas”, afirma Marga Pérez, a la que acompaña su hija Joana.
Por la calle, un grupo de extranjeros mira hacia el interior de las viviendas.Vienen de Polonia y de Venecia y se encuentran de intercambio en Valencia. “Nos está gustando mucho la exposición. No deberían acabar con este barrio sino protegerlo”, comenta Ewa Tryk.
Más reformar y menos ampliar
En el número 4 de la calle de La Reina, la exposición comienza en las escaleras de la casa y acaba en el salón. En ella, se puede ver como Lluís Companys vuelve del penal de Santa María y Joan Moles anuncia con alegría el resultado de las elecciones. “Estoy muy contenta de poder dar a conocer el barrio a través de mi casa, pero el que no lo conoce a estas alturas es porque no quiere”, insiste María, dueña de la vivienda. Por su parte, Alfons, un joven vecino del barrio del Cabanyal, afirma estar contento con la exposición y con su finalidad, pero recuerda que nadie debería pasar por alto la pobreza que hay en el barrio y el problema que se deriva del consumo de drogas. “La prolongación está claro que no hace falta, lo que es necesario es introducir mejoras y reformas en el barrio”.
La plataforma Salvem el Cabanyal tendrá abiertas las puertas de las casas durante los próximos dos fines de semana, hasta el domingo 13 de junio. Además, se ha preparado una mesa redonda para el jueves en el Ateneo Marítimo y un concierto de música para el próximo sábado.