Vecinos y usuarios del paseo marítimo muestran su rechazo a que la futura obra afecte a las playas

En Las Arenas no quieren más arena

2004-05-02Publicat per: Levante
A los vecinos y usuarios del paseo marítimo no les hace ninguna gracia perder metros de arena en la playa de Valencia, aunque sólo sean veinte en la de la Malva-rosa y se ganen otros 140 en la de Las Arenas, debido al nuevo canal que comunicará la dársena interior del puerto de Valencia con el mar. No les convence que la infraestructura se proyecte en aras del progreso y de los beneficios que ha de reportar la Copa del América a toda la ciudad. Temen que pase como en Natzaret y La Punta, donde parece que nunca existió una playa.
El futuro canal que comunicará la dársena del Puerto con el mar, previsto para la Copa del América, aún es un gran desconocido para usuarios y vecinos del Paseo Marítimo de Valencia. Con todo, a las personas que pasean a diario por el frente litoral, un «lujo» para la ciudad, no les hace ni pizca de gracia que las playas se vean afectadas por nuevas infraestructuras por mucha Copa del América que las justifique. Con el nuevo canal, la playa de las Arenas avanzaría 140 metros y la Malva-rosa perdería 20 de ancho.
Feli Rodríguez y Enrique Tello, vecinos de Paterna, paseaban ayer por el Paseo Marítimo y mostraban su oposición a cualquier agresión a las playas. «No me parece bien que se haga. La Copa del América beneficiará sólo a los restaurantes de la zona pero los ciudadanos no creo que notemos nada», aseguraba Feli. «A mi me parece muy mal que afecte a las playas ahora que se ha quedado el paseo hecho una maravilla», apostillaba Enrique.
Igual o más críticos se mostraban María José y Pedro, ambos vecinos de Valencia. «Sinceramente a mí de la Copa del América me sobra todo: el dique, la copa y todo lo que tienen pensado hacer. Total, el dinero se lo van a llevar los mismos de siempre», opinaba María José. A juicio de Pedro, «si el nuevo canal afecta a la playa lo lógico es que no lo hicieran. Que lo construyan en el Club Náutico. Me parece demasiado agresiva esa nueva infraestructura porque se van a cargar la playa y eso no nos parece correcto». «Por mi como si se llevan la copa a América», concluye María José. «¿Qué me va a parecer? Mal», responde Salvador, vecino de la Malva-rosa, mientras lee un libro sentado en un banco del paseo. «Lo que van a hacer es destrozar la arena y la playa y lo poco que quede será para disfrute de cuatro ricos», explica. Salvador tiene muy presente casos como La Punta o Natzaret, «donde parece que nunca hubo playa pero yo aún me acuerdo. Van creando infraestructuras artificiales y cargándose playas naturales como la de Natzaret, la Punta y, ahora, ésta. Total para no disfrutar de la dársena porque no te dejan ni pasar».
Los vecinos van a estar «alerta» a las obras, según explicaba Jesús Vicente Andrés de la Asociación de Vecinos Grau-Port. «Nos da miedo que el frente marítimo desaparezca. Abre la puerta a ampliar el puerto y no sabemos qué vendrá después».