Piden que se evite el «gravísimo» impacto sobre las playas y cuestionan la utilidad del acceso directo

Los vecinos alegarán contra el canal del puerto y dicen que «es la primera piedra para ampliarlo»

2004-05-01Publicat per: Levante
Las asociaciones de vecinos han puesto el grito en el cielo tras conocerse el «severo» impacto que tendrá las obras del canal de la dársena interior del Puerto de Valencia sobre las playas de la Malva-rosa y las Arenas, que sufrirán un importante proceso de basculamiento como consecuencia de las alteraciones que la obra provocará en la dinámica litoral.
Los vecinos han anunciado que alegarán contra el Estudio de Impacto Ambiental elaborado por Hidtma para la Autoridad Portuaria. Según este documento, las Arenas ganará al mar 140 metros, mientras que la Malva-rosa retrocederá 20.
José López, portavoz de la Asociación de Vecinos de la Malva-rosa anunció ayer que se han puesto en contacto con expertos para estudiar el proyecto y presentar alegaciones. «Pensamos agotar los cauces legales, pero si no nos escuchan nos movilizaremos. Esto no se puede tolerar».
Los vecinos tienen constancia de que hay alternativas al proyecto del canal que minimizarían el impacto sobre las playas. «Parece que la construcción de un dique perpendicular a la playa y paralelo al actual dique del puerto, es lo que menos daño haría a las playas y eso es lo que nosotros queremos», aseguró José López. «El ayuntamiento se empeña en decirnos que la Copa del América va a embellecer la ciudad, pero de momento estamos viendo lo contrario». «Queremos que lo que se haga nos beneficie a todos», añadió.
En la misma línea se pronunció el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, Antonio Cañuelo, quien manifestó que «ya nos temíamos que cualquier obra al norte del puerto afectaría a las playas. Y no sólo eso, porque también afecta a los fondos marinos, a los algares y a la fauna marina». Cañuelo adelantó que la Plataforma «El litoral que volem» ya está estudiando el EIA para presentar alegaciones.
Para Cañuelo, la construcción del canal y la bocana «es la primera piedra para la futura ampliación del puerto y va a suponer una alteración gravísima de las playas». El responsable vecinal considera innecesaria la apertura del canal [que permitirá el acceso directo al mar de los barcos de la regata]. Si el campo de regatas va a estar en las playas del sur (Pinedo y el Saler) -como así prefieren los equipos competidores- «qué sentido tiene abrir un canal por el norte; que entren por la bocana actual del puerto», subrayó Cañuelo. Según los vecinos, no hay derecho a que una operación de gran calado para la ciudad como es la Copa del América «sólo se conozca por proyectos virtuales».
El nuevo espacio que se generará con la construcción de la bocana y el sistema de diques y contradiques orientado al norte será tan grande como el de la propia dársena interior. De hecho la alternativa elegida en el Estudio de Impacto Ambiental es la que proporciona mayores dimensiones a la antedársena.
Según el EIA el dique de abrigo tendrá 795 metros en el primer tramo y 425 en el segundo, mientras que la bocana deberá dragarse para que quede una antedársena de 10 metros de calado -tres metros más que la dársena interior-. Este espacio podría utilizarse en un futuro para el amarre de cruceros de lujo. El propio informe de impacto dice que la «antedársena deberá servir de cancha de maniobra para los nuevos atraques que se proyectan», que no aparecen en los plano.
La alternativa que el director del Laboratorio de Costas y Puertos de la Universidad Politécnica de Valencia, Josep Medina, presentará en sus alegaciones pasa por orientar la bocana al sur, construyendo un dique paralelo al actual y con la máxima inclinación posible al sureste. «Cuanto más orientada a este punto este la bocana menos impacto habrá sobre las playas», según Medina. Sin embargo, la opción sur reduciría ostensiblemente el tamaño de la antedársena porque el contradique tendría menores dimensiones.