El EIA propone medidas correctoras de aportación de arena procedente de los dragados del canal

La playa de las Arenas avanzará 140 metros y la Malvarosa perderá 20 de ancho

2004-04-30Publicat per: Levante
El Estudio de Impacto Ambiental del canal y la bocana de la dársena interior del Puerto de Valencia confirma que esta obra va a tener un «severo» impacto sobre las populares playas de las Arenas y la Malvarrosa. La infraestructura, que finalmente tendrá la bocana orientada al norte, provocará el basculamiento de ambas playas. Las Arenas avanzará y ganará al mar 140 metros, mientras que la Malva-rosa retrocederá y perderá 20 metros de ancho.
Según la memoria, la ejecución de esta infraestructura «producirá un brusco avance en el extremo sur de la playa –Cabanyal- que en los tres primeros años de construcción de los diques avanzará 80 metros». Al cabo de 20 años, la playa de las Arenas se habrá desplazado, como consecuencia de la acumulación de sedimentos, un total de 140 metros.
La obra, por tanto, supondrá importantes cambios en la fisonomía de la playa de las Arenas ya que el Paseo de Marítimo quedará a entre 400 y 350 metros de distancia del agua, cuando en la actualidad se encuentra a entre 100-150 metros.
En la playa de la Malva-rosa el efecto será el contrario, es decir, se erosionará y acabará perdiendo en un plazo de tres años 20 metros de anchura Ñen la actualidad tiene alrededor de cienÑ. Longitudinalmente, el retroceso de esta playa afectará a casi un kilómetro playa. El estudio de impacto, precisa que al cabo de veinte años las aportaciones procedentes del norte de la Malva-rosa permitirán recuperar 15 metros.
Medidas correctoras
Para paliar estos efectos se proponen una serie de medidas correctoras que, en el caso de la playa de la Malva-rosa, pasa por realizar aportaciones de arena periódicas. El plan de obra contempla la utilización de los materiales procedentes del dragado del canal para la regeneración de las playas. El aporte complementario de arena se ha llevado a cabo en otras playas de Valencia, en concreto en Pinedo y el Saler. También propone medidas complementarias como el empleo de barreras y el dragado en los meses de invierno para contrarrestar el acumulamiento de arena al sur. Para comprobar si estas medidas consiguen estabilizar la linea de playa se realizarán batimetrías anuales. Las medidas correctoras y el plan de vigilancia a medio-largo plazo tienen un presupuesto inicial de 260.000 euros. Los dragados de la dársena, el canal y las cimentaciones supondrán el movimiento de 1.400.000 metros cúbicos de materiales. Para los rellenos serán necesarios otros 2.300.000 m3.