Blasco escritor y el Cabañal

2004-04-23Publicat per: Levante
La prolongación de Blasco Ibáñez a través del Cabanyal tiene varias perspectivas que es conveniente recordar. 1: Un escritor y un periodista de renombre muy listillos publicaron en prensa local que don Vicente Blasco Ibáñez preconizó la avenida en el diario El Pueblo en 1901. 2: Determinados avispados regidores convencieron a la alcaldesa de que el asunto estaba chupado. 3: Fue requerida la opinión de algún experto en patrimonio cultural y urbanismo.
Estoy en condiciones de afirmar rotundamente que don Vicente jamás hubiese consentido destrozar el Cabanyal.
Los listillos mintieron deliberada y ominosamente.
La suspensión cautelar del Pepri del Cabanyal, por el TSJCV, puso en entredicho su legalidad. Su ratificación por el Tribunal Supremo asegura en la práctica la ilegalidad del Pepri y el TSJCV con toda probabilidad estimará el fondo del asunto en el recurso de los vecinos.
Mientras, ha pasado demasiado tiempo y el Cabanyal sigue deteriorándose sobre todo por la mala gente. Los vecinos aguantarán cuanto haga falta su sufrimiento material y psicológico.
Por todo ello es evidente y de justicia que el Tribunal Superior de Justicia Valenciano tiene la ineludible obligación de pronunciarse cuanto antes, otorgándole a este problema ciudadano la prioridad necesaria.
Entre tanto, parece necesario que la alcaldesa Rita Barberá rehabilite el Cabanyal inmediatamente, equiparándolo en inversiones al resto de la ciudad y olvidándose de listillos, avispados e incompetentes.