Los vecinos acusan de «prepotencia» al equipo de gobierno por no negociar el plan del Cabanyal

2004-03-28Publicat per: Levante
La negativa del equipo de gobierno a sentarse a negociar con los vecinos la reordenación y rehabilitación del barrio del Cabanyal ha sido interpretada como un signo de «prepotencia» que perjudica al barrio.
Los vecinos consideran que el Ayuntamiento de Valencia se ha manifestado, en relación al auto del Tribunal Supremo que ratifica la suspensión cautelar de las obras de la prolongación de Blasco Ibáñez, de «manera prepotente», según declararon ayer fuentes de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia. A su juicio, la alcaldesa Rita Barberá y el portavoz municipal, Alfonso Grau, «intentan quitarle importancia a una decisión judicial al decir que todo sigue igual». «Nosotros confiamos en la justicia y en que los tribunales siguen fallando a nuestro favor».
La federación de vecinos, que está personada en el recurso contencioso-administrativo contra el plan especial del Cabanyal, se lamentó porque «estamos perdiendo un tiempo muy precioso para empezar a trabajar y rehabilitar el barrio y mostrar en condiciones esta parte de nuestra historia a quienes nos visiten para la Copa del América».
El ayuntamiento «no debería legitimarse en que la gente les ha votado para negarse a negociar» la ordenación de la zona del barrio declarado Bien de Interés Cultural afectada por los derribos. Los vecinos insisten en la necesidad de dar respuesta a las demandas e intereses vecinales en el barrio del Cabanyal-Cañamelar y en sentarse a negociar una nueva planificación urbanística de la zona. Alfonso Grau insistía el viernes en que la prolongación de Blasco Ibáñez es innegociable y en que el consistorio agotará la vía judicial en su empeño de conectar Blasco Ibáñez con el paseo marítimo de la ciudad.
Animos renovados para el Botánic
Por otro lado, el colectivo Salvem el Botànic ha manifestado su satisfacción por la decisión del Supremo de rechazar el recurso del ayuntamiento contra la suspensión cautelar de las obras. Aseguran que la decisión les da ánimos y confían en que el Supremo se pronuncie en su contencioso por el hotel de Jesuitas como lo ha hecho con el Cabanyal y antes con el Palacio de Congresos en el monte del Benacantil de Alicante.
El colectivo asegura que el auto del Supremo «nos devuelve la confianza en la justicia» y les da «ánimos» en su litigio contra la construcción del hotel de Jesuitas.
Salvem el Botànic también denunció en esta zona una planificación urbanística «hecha a medida de determinados intereses y con el agravante de ser de carácter privado».
El colectivo denuncia al ayuntamiento por negarse a redactar un «auténtico plan espacial de protección del entorno» del Botánic porque ello supondría modificar las previsiones de construcción y evitar el proyecto hotelero