Oposición y vecinos piden “empezar de cero” y abandonar la prolongación de Blasco Ibáñez

Barberá afirma que el fallo del Supremo no cambia nada y mantiene el plan del Cabanyal

2004-03-27Publicat per: Las Provincias
Todo sigue igual en el proyecto de prolongación de Blasco Ibáñez. Al menos para el equipo de gobierno de Rita Barberá, que restó ayer importancia al fallo del Supremo, que mantiene la suspensión de parte del plan del Cabanyal. Los vecinos reclamaron que se reconsideren los derribos y “se pague una deuda con el barrio”.
El fallo del Tribunal Supremo que mantiene la suspensión cautelar de prolongar la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar provocó ayer un alud de reacciones políticas en el seno del Ayuntamiento. Mientras el portavoz socialista, Rafael Rubio, decía que es necesario empezar de cero y consensuar un nuevo plan del Cabanyal , la alcaldesa Barberá y su portavoz del equipo de gobierno, Alfonso Grau, precisaba a continuación que la sentencia no cambia nada de lo que ya se sabía y que en el ánimo de los populares está seguir con el proyecto aprobado hace tres años y que fue llevado a los tribunales por la Federación de Vecinos y la plataforma Salvem el Cabanyal .
El extenso recurso de quince folios viene a decir que el asunto debe resolverse en Valencia, en el seno del Tribunal Superior de Justicia, donde se sigue por la vía contencioso-administrativa. La parte que denunciaron los vecinos apenas ocupa el 2,2% del ámbito del plan urbanístico, aunque es suficiente para paralizarlo, al encontrarse las diez manzanas protegidas justo en el centro de la futura avenida.
El mismo rumbo
“Nos deja en el mismo sitio donde estábamos”, apostilló Grau antes de entrar en el hemiciclo, donde ayer se celebró el pleno ordinario mensual. Añadió que el fallo del alto tribunal no entra en el fondo del asunto y que el equipo de gobierno tiene la intención de acometer todo el plan que no afecte a la parte suspendida, comprendida entre cuatro calles del Cabanyal .
Estas son las calles Doctor Lluch, Escalante, Pescadores y Amparo Guillem. El rectángulo que forma este tramo de la avenida está embutido en la zona declarada de interés cultural por la Generalitat en 1993, en una decisión apoyada en las Cortes por los socialistas y Esquerra Unida, y que bloqueó en la práctica la continuación del proyecto urbanístico.
A pesar de esta circunstancia, Grau confirmó ayer que la empresa municipal AUMSA seguirá cerrando acuerdos con propietarios de viviendas y solares donde debe construirse la avenida y los edificios aledaños, entre la estación del Cabanyal y el paseo marítimo. Aún sin precisar el número de inmuebles y parcelas que ya son municipales, adelantó que la oficina de gestión, situada en la calle de la Reina, seguirá funcionando como hasta ahora.
Rubio precisó que el equipo de gobierno no ha consignado ninguna partida en los presupuestos de este año. “Incluso 600.000 euros que había para viviendas de realojos pasarán a otro apartado en el pleno”.
El edil socialista insistió en la necesidad de consenso, mientras que Grau comentó que propuso hace años a los grupos de la oposición y la Federación de Vecinos acordar aquellos equipamientos públicos y obras que pudieran salir adelante sin afectar a edificios protegidos.
La ex presidenta de la Federación de Vecinos, Carmen Vila, impulsora del recurso contra el proyecto municipal, mostró ayer su satisfacción por el fallo y dijo que piensa que los ciudadanos “hemos ejercido un derecho que nos pertenece aunque las administraciones no tengan ese hábito; la justicia ha funcionado y sigo confiando en ella. Es un logro de un trabajo personal de muchos años y de unos compañeros que han defendido la oposición al plan municipal durante este tiempo”.
“El contencioso debe fallar a favor nuestro, -añadió por último-, y cumplir y pagar la deuda que tiene con el barrio del Cabanyal”.