Juzgan a Mónica Oltra por los desalojos de El Cabanyal

2012-12-17Publicat per: Las Provincias
El juicio contra la diputada de Compromís Mónica Oltra y otras siete personas por los desalojos que tuvieron lugar en El Cabanyal el 6 de abril de 2010 ha arrancado esta mañana. Media hora antes de la vista un grupo de unas treinta pesonas, que se ha ido incrementando, se ha concentrado a las puertas de la Ciudad de la Justicia para respaldar a la parlamentaria y los demás procesados por desobediencia, resistencia y lesiones.
Entre los manifestantes se encuentran muchos miembros de Compromís y de EU. La coordinadora de EUPV, Marga Sanz, y los militantes de la formación, Rosana Montalbán y Esther Sanz, comparecerán como denunciantes a agentes de la Policía, a los que acusan de agresión.
La vista tiene lugar en el juzgado de Instrucción número 10 de Valencia por desobediencia, resistencia y lesiones.
En concreto, están citados Mónica Oltra, dos vecinos del barrio valenciano, y otras cinco personas pertenecientes a la Plataforma Salvem El Cabanyal-Canyamelar, entre ellas, Faustino Villora, según ha podido saber Europa Press.
Los hechos se remontan al 6 de abril de 2010, hace ya casi dos años y medio, cuando se registraron los primeros derribos de viviendas en El Cabanyal, tras entrar en vigor la Ley de Medidas de Protección y Rehabilitación del Conjunto Histórico de la ciudad, que declaraba expresamente que el Plan Especial de Protección y Reforma (PEPRI) del barrio no perjudicaba la protección del conjunto histórico.
Durante la jornada, en la que se derribaron cinco inmuebles ubicados entre las calles San Pedro y Vidal de Cañelles, hubo una gran tensión entre vecinos, policías y políticos. Vecinos y políticos de partidos de izquierda se plantaron ante los inmuebles para exigir que cesaran los derribos hasta que el juzgado se pronunciase sobre las peticiones de paralización, solicitadas por Delegación de Gobierno y la plataforma Salvem.
Sin embargo, continuaron los derribos hasta el punto de que los agentes tuvieron que ir sacando "a rastras" a los políticos, entre los que se encontraban Mónica Oltra, quien cayó al suelo y aseguró que los agentes le habían agredido. Por su parte, la Policía informó de que varios de sus agentes también habían resultado heridos, alguno de los cuales tuvo que recibir puntos de sutura, según informaron desde Jefatura en ese momento.
Vecinos y políticos actuaron de esta manera para "proteger el barrio" y porque estaba vigente una orden ministerial, dictada por la entonces ministra de Cultura Angeles González-Sinde, en la que se declaraba acto de expolio las actuaciones derivadas del PEPRI, según ha señalado la portavoz de la plataforma Salvem, Maribel Domènech.
Domènech ha indicado que el día de los hechos "solo estábamos abrazando las casas, para evitar su derribo", al igual -ha recordado- que hizo un colectivo de mujeres en India, "que se ataron a árboles para hacer una resistencia pacífica". "Y así estuvimos en la calle, rodeando las casas en resistencia pasiva", ha puntualizado.
La portavoz ha afirmado que llegar a esta situación de juicio es "injusta" porque mientras que las denuncias que interpusieron desde la plataforma contra la Policía Local y Nacional por "lesiones" a vecinos que estaban "pacíficamente" en la calle, las denuncias hacia ellos "han prosperado". "No hay justicia para todos", ha lamentado.
Asimismo, Domènech ha recordado que el tiempo les ha ido dando la razón, "con todas las sentencias judiciales a nuestro favor, además de la orden ministerial". "Ahora solo queda pendiente una resolución del Tribunal Supremo (TS) respecto a la orden", ha puntualizado.
"Lo volvería a hacer"
Mònica Oltra ha afirmado que afronta el juicio "con buen ánimo" porque Fiscalía ya pidió la absolución contra ella en su día, y entiende que "seguirá manteniendo ese criterio". Así, ha lamentado que la acusación contra ella solo la mantiene el Ayuntamiento de Valencia, "es decir, el PP".
La diputada ha afirmado que lo que hizo el 6 de abril de 2010, "lo volvería a hacer una y mil veces", porque "lo único que hice fue defender al barrio de los atropellos y la ilegalidad del Ayuntamiento", ha dicho. "Lo que hicimos allí fue evitar el expolio, que se derrumbaran las casas, y lo hicimos de forma pacífica, democrática, ciudadana". "No hay ningún ilícito penal en la actuación de nadie", ha apostillado.