Los derribos en el Cabanyal eliminan las ocupaciones ilegales de casas

2007-05-05Publicat per: Las Provincias
La empresa Cabanyal 2010 ha continuado esta semana con más derribos de viviendas afectadas por la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y el bulevar San Pedro. Una de las últimas demoliciones, iniciada este miércoles, provocó las quejas vecinales al entender que se consentía la ocupación ilegal de otra vivienda, por parte de varias familias de origen rumano.

Los hechos fueron denunciados ayer por la plataforma vecinal Salvem el Cabanyal, aunque fueron desmentidos de manera tajante poco después por el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau. El delegado precisó que el desalojo de la vivienda afectada por el derribo dejó a un grupo de familias en la calle, con todos sus enseres.

Ante esta situación, la empresa mixta Cabanyal 2010, encargada de acometer la prolongación de Blasco Ibáñez y la rehabilitación del Cabanyal, ofreció un inmueble de su propiedad, en la calle San Pedro, 91, para que estas personas dejasen maletas, carros de bebé y otras pertenencias durante unas horas, fuera de la vía pública.

“Esta situación duró apenas unas horas”, dijo Grau, quien precisó que la empresa llamó a los técnicos de Bienestar Social para que llevasen a las familias a un centro de acogida.

En el interín de estos hechos, varios vecinos del barrio se presentaron en las oficinas de Cabanyal 2010, para pedir explicaciones por la ocupación de la vivienda, siempre según la versión de la empresa.

El portavoz de la plataforma vecinal, Faustino Villora, criticó que la empresa “había utilizado a las familias rumanas” para acosar a los vecinos”, lo que fue rechazad por Grau. La entidad inició ayer su programa de actos de “Cabanyal, Portes Obertes”, con un encuentro literario en el Aula Magna de la Universitat de València, al que asistió el escritor José Luis Sampedro.