Salvem El Cabanyal critica el abandono que sufre el barrio

Diez solares con basura junto al mar

2007-04-02Publicat per: Metro
El Cabanyal vuelve a criticar el abandono que sufre el barrio
Faltan dos días para que empiece la última fase de la Copa del América y la Semana Santa Marinera ya ha tomado las calles de los barrios marítimos. No obstante, el paisaje no ha mejorado demasiado en segunda línea de playa, según los vecinos. Hay una decena de solares con escombros que están sin limpiar o sin vallar. Varios actos de la Semana Santa los tendrán como telón de fondo.

Dos de estos solares, situados en la calle Juan Mercader, tras la estación de Renfe de El Cabanyal, pertenecen a dos edificios que fueron derribados en el año 2003. Son fácilmente visibles desde Serrería, puesto que no están cerrados, “aunque la licencia de derribo estaba condicionada a que se vallaran”, comentan desde la plataforma Salvem El Cabanyal.

Explicaciones

Los vecinos preguntaron el viernes en el pleno al concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, por qué no están vallados. El edil respondió que “no se vallan porque corresponden a un nuevo bulevar con aparcamiento subterráneo”. No obstante, los vecinos defienden que la falta de iniciativa municipal en este sentido responde al “trabajo de asustaviejas y coacción que lleva a cabo Cabanyal 2010 para dejar que el barrio se deteriore y poder, así, especular”.

En la calle Sant Pere hay otros tres solares en la misma situación. También en dicha vía, así como en Francisco Eximenis, se contabilizan hasta seis inmuebles, propiedad de Cabanyal 2010, empresa que lleva a cabo el Plan Especial de Reforma Integral del barrio, que empezaron a derribarse en marzo. Hoy hace 22 días, según el presidente de Salvem El Cabanyal, Faustino Villora, “que no hay ningún obrero en estos solares”. Los derribos se han dejado a medias y los escombros en plena calle. “Es el comentario número uno de todos los que llegan hasta el barrio estos días para ver la Semana Santa, que es la segunda fiesta más importnate de Valencia”, comenta Villora.