El Ayuntamiento había recurrido contra la suspensión cautelar fallada por el TSJ

El Supremo impide iniciar la prolongación de Blasco Ibáñez

2004-03-26Publicat per: Las Provincias
El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso del Ayuntamiento para levantar la suspensión cautelar de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, decretada por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) hace justo dos años. La Federación de Vecinos conoció ayer el fallo, cuyo contenido se hará público hoy.
Los servicios jurídicos del Ayuntamiento presentaron a primeros de abril de 2002 un recurso de casación en el Tribunal Supremo contra la suspensión cautelar de la prolongación de la avenida. Los argumentos fueron similares a los que se emplearon para aprobar en el pleno el también llamado plan del Cabanyal, que prevé la demolición de 1.650 viviendas para abrir un bulevar hasta el paseo marítimo.
Este recurso es el que ha rechazado el Supremo, mientras que de manera pararela, el caso sigue por la vía contencioso-administrativa en el Tribunal Superior de Justicia. Lo que sí impide el fallo que se conoció ayer es la expropiación de las diez manzanas de edificios delimitadas en el Bien de Interés Cultural (BIC) del Cabanyal y que están afectadas por la prolongación de la avenida.
La suspensión del TSJ sólo incluye estos edificios, aunque es suficiente para que el ambicioso proyecto urbanístico, valorado en 162,27 millones de euros quede inconcluso hasta la sentencia del tribunal valenciano, donde volverá el asunto de pleno tras la decisión del Supremo.
Fuentes consultadas comentaron ayer que esta decisión suele ser “habitual”, dado que en conflictos urbanísticos se opta por la suspensión cautelar para evitar un perjuicio irreparable. La Federación de Vecinos conoció el auto como parte en este litigio, al oponerse desde el principio al proyecto municipal.
Aún así, la alcaldesa Barberá defendió desde el mismo día de conocer la sentencia hace dos años que sólo afectaba al 2,2% de la superficie del plan y que pensaba seguir adelante con las obras proyectadas. De momento, se han desarrollado varios equipamientos públicos, como un teatro municipal y la demolición de un par de inmuebles junto a la estación del Cabanyal. El Ayuntamiento mantiene abierta, a través de la empresa AUMSA, una oficina de información y gestión del plan en la calle de la Reina y llegó a barajar la idea de un gerente para aglutinar toda la gestión técnica, lo que fue desechado tras el breve paso por el cargo de Álvaro Aguirre.
Antes de su paso por el Supremo, un recurso similar pasó por el Tribunal Superior, quien rechazó igualmente levantar la suspensión cautelar. Barberá considera esta obra como una de las fundamentales para el desarrollo del distrito Marítimo, donde siempre ha ganado en las elecciones municipales.