Los eurodiputados verdes apoyan a «Salvem el Cabanyal»

2004-02-13Publicat per: Levante
La plataforma Salvem el Cabanyal logró introducir una nota discordante en el ambiente de triunfalismo y euforia que presidió la presentación de la Copa América de vela. Siete de sus miembros consiguieron entrar al Parlamento Europeo, donde se celebraba el debate del CdR, y esperaron a que salieran Rita Barberá y Francisco Camps para protestar por la destrucción de su barrio.
Cuando se enteraron de la presencia de los manifestantes, la alcaldesa de Valencia y el presidente de la Generalitat cambiaron de planes para esquivarlos. En lugar de salir por la puerta principal de la sala de debate, donde tenían cita con los periodistas para hacer declaraciones, utilizaron una salida de emergencia que conducía directamente adonde estaba preparado el cóctel posterior de presentación de Valencia como sede. El ruido y la aglomeración de los invitados, casi todos españoles, complicó la rueda de prensa improvisada de Camps y Barberá, que tuvo lugar finalmente entre platos de arroz con marisco.
Uno de los miembros de Salvem el Cabanyal, Andrés Vaquero, se coló también en el cóctel. Cuando terminaron los discursos, se acercó a la alcaldesa de Valencia para entregarle una pancarta enrollada con el lema del colectivo. «Alcaldesa, esto es suyo». Rita Barberá lo rechazó y pasó rápidamente de largo. Pocos minutos después, mientras Vaquero hablaba con la prensa, llegaron tres vigilantes de seguridad de la Eurocámara, que lo echaron a empujones.
Al percatarse de que el portavoz de Salvem el Cabanyal había conversado con los corresponsales de Bruselas antes de ser expulsado, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se acercó rauda al contraataque, pertrechada con gran cantidad de documentación. Rita Barberá intentó convencer a una periodista de que la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar es un proyecto del propio escritor y denunció que los miembros de la Plataforma Salvem el Cabanyal le persiguen y le acosan allá donde va.
El grupo de los Verdes en la Eurocámara criticó, en un comunicado de apoyo a Salvem el Cabanyal, que «la alcaldesa de Valencia vende pisos al Comité de las Regiones sacrificando el casco antiguo». El eurodiputado alemán Daniel Cohn-Bendit, presidente de los ecologistas, denunció que «los planes urbanísticos del gobierno de Valencia no son nada más que una agresión especulativa al barrio histórico marinero del Cabanyal».