Arquitectos piden un concurso para la fachada marítima de Valencia

2004-01-28Publicat per: Levante
Los responsables del Colegio de Arquitectos de la Comunidad Valenciana han abierto un debate pendiente desde hace años al apuntar públicamente la conveniencia de convocar un concurso público que «resuelva las líneas directrices del crecimiento y desarrollo del límite de la ciudad de Valencia con el mar», desde el barrio de Nazaret, «atendiendo a las necesidades de desarrollo del puerto industrial, a las necesidades urbanísticas de la ciudad, así como de los eventos de la Copa América, resolvería las líneas directrices del crecimiento y desarrollo del límite de Valencia con el mar».
En un declaración hecha pública por este colegio oficial en referencia a la definición del frente marítimo de la ciudad de Valencia, los arquitectos afirman que «sin una ordenación clara de estos conceptos, la ciudad se verá abocada a un desorden urbanístico menoscabando las posibilidades de desarrollo del puerto industrial de la zona de Valencia y su entorno agrícola».
Según la declaración del Colegio de Arquitectos, respecto a los muros de contenedores que se ven en el paisaje de entrada a la ciudad, así como las «recientes incidencias» como la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) «evidencian un conflicto existente entre la ciudad y sus limites con el mar, así como la relación con el puerto industrial y de mercancías de la ciudad de Valencia».
Según consta en la citada declaración, «la ocupación de la zona ZAL ha establecido una frontera frágil entre la ciudad, la huerta y el puerto industrial». Esta situación, añade, «denota la inexistencia de una planificación de amplias miras a largo plazo que estableciese con claridad la forma y los sentidos de desarrollo de las distintas realidades urbanas y portuarias de la ciudad de Valencia y su entorno agrícola».
De la información que, según los arquitectos, se va conociendo «constatamos la visión parcial y fragmentada con que se están planificando los desarrollos de cada una de estas áreas, que de seguir esta inercia, puede abocar a la ciudad de Valencia a verse con unas realidades en su frente marítimo no deseables para la ciudad».
En este sentido, añaden que tanto los trazados urbanísticos, como los portuarios, «se desdibujan generándose crecimientos desestructurados, en mancha de aceite, sin geometrías claras que sustenten actuaciones posteriores». Para el Colegio de Arquitectos, la Copa América «es una oportunidad relevante, no sólo por el hecho en sí, sino por las posibilidades que puede proporcionar para la futura evolución de la ciudad».
Este acontecimiento deportivo ha vuelto los ojos sobre el frente marítimo, ya que la inversión pública se centrará en la dársena.