La entidad vecinal pagará las costas del proceso

El TSJ rechaza la recusación de un juez solicitada por Salvem el Cabanyal

2007-02-09Publicat per: Las Provincias
La sala de recusaciones del Tribunal Superior de Justicia ha fallado en contra de la plataforma Salvem el Cabanyal, quien había presentado una petición de recusación contra el presidente de la sala de lo contencioso-administrativo, Edilberto Narbón.

La recusación tuvo su origen en una demanda presentada por la entidad vecinal contra Narbón y el propio presidente del Tribunal Superior, Juan Luis de la Rúa, debido a una petición de información sobre las normas de reparto de los asuntos judiciales y la composición del tribunal que juzgó el proyecto municipal para la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar.

Narbón informó, según el auto al que ha tenido acceso este periódico, en contra de la recusación propuesta al no ser parte en el proceso que se sigue por el asunto citado. La Fiscalía también informó en contra de la petición vecinal, que finalmente tendrá que cargar con las costas del proceso judicial.

Acerca de los motivos de que se desestime la recusación, se cita que la petición se produjo fuera del plazo de diez días que permite la legislación. Otro argumento es que Narbón no tiene “como tal persona, pleito pendiente con la parte que formula la recusación, sino que es el órgano constituido por el Tribunal Superior de Justicia contra quien se ha interpuesto recurso contencioso”.

En la página web de la plataforma vecinal (www.cabanyal.com) están colgados todos los documentos relativos al proceso emprendido contra De la Rúa y Narbón. La entidad considera que no se han atendido debidamente peticiones realizadas por ellos, además de considerar que las normas de reparto de asuntos entre magistrados deberían ser públicas y de libre acceso para los ciudadanos. Salvem el Cabanyal presentó un recurso en el Tribunal Supremo contra la sentencia favorable al Ayuntamiento, que todavía no se ha fallado. Mientras, la zona afectada por la prolongación y Bien de Interés Cultural está protegida de cualquier derribo.