El Tos Pelat

2000-09-06Publicat per: Levante
CON un cuarto de legislatura prácticamente cubierta —como dijo el titular del Consell a los altos cargos de la Generalitat— y con la puesta en marcha de Terra Mítica —el proyecto emblemático del Gobierno de Eduardo Zaplana—, ya le quedan menos iniciativas para Ir culminando de aquí hasta el año 2003 cuando abandone, como asilo ha manifestado, el Palau de la Generalitat. La Ciudad de la Luz, la Ciudad del Teatro, la Ciudad de la Artes y alguna otra que pueda surgir en los próximos meses, son ya más que suficientes como para no caer en la «inercia ni en al conformismo-. Al Inicio del nuevo curso político reclamé a los responsables de la Administración el “estímulo y ambición suficientes para transformar la realidad de la Comunidad- y, si es necesario. aportar alguna que otra dosis de imaginación.

Sin lugar a dudas, el jefe del Ejecutivo va a necesitar imaginación para encarar los conflictos abiertos en Valencia y Alicante a propósito del Cabanyal-Medpark, una especie da Melrose place con entregas semanales. En el cap i casal la negativa de la Conselleria de Cultura a avalar el plan del Cabanyal, que permite la prolongación del paseo de Blasco Ibáñez hasta el mar, no es más que un frente abierto contra la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en vísperas de los congresos que el PP tiene que celebrar en los próximos meses. En diferente situación, salvando las distancias, se halla el proyecto de Medpark que ha Impulsado la Universidad de Alicante y que tiene por objeto dotar al campus de l’Alacantí de un par-que tecnológico complementario a la formación universitaria del alumnado que puebla las aulas de San Vicente del Raspeig. Por muchas razones que esgrima el departamento de educación y el órgano da universidades, lo que ya nadie discute es la tirantez existente entre el titular del Consell y el rector Andrés Pedreño, que ensombrece las buenas relaciones que deben existir entre las Instituciones académicas y políticas.

Sea como fuere, el serial Cabanyal-Medpark apunta buenas formas y servirá para animar por lo menos los prolegómenos de la llegada del otoño. Rita, que quiere hacer la prolongación hasta el mar, y Zaplana alistado a las barricadas de Salvem el Cabanyal. Pedreño con su parque tecnológico a cuestas, y la Generalitat encontrando trabas legales para realizar el proyecto. En fin: como dijo el presidente, “en política nunca se acaban los objetivo”-.