Los vecinos intentan paralizar también por esta vía el plan

Salvem el Cabanyal pide que la Lonja sea bien de interés local

2000-06-16Publicat per: Levante
La plataforma cívica Salvem el Cabanyal —que se opone al plan urbanístico municipal— ha solicitado a la Conselleria de Cultura la declaración de la antigua Lonja de pescadores del barrio como bien de relevancia local. Los vecinos persiguen dos fines: por un lado, salvar el emblemático edificio, condenado a desaparecer por la prolongación de Blasco Ibáñez y, por otro, intentar por esta vía también paralizar el plan, ya que la incoación del expediente supone la suspensión de licencias. La plataforma, que cursó la solicitud hace 10 días en Cultura y hace 5 en el Ayuntamiento de Valencia, ha apoyado la petición en los informes de los arquitectos Miguel Navarro y Vicente Gallart y en las estipulaciones de la ley de patrimonio cultural valenciano. La Lonja de pescadores, hoy viviendas, tenía un nivel de protección 2 en el catálogo del plan general pero de carácter transitorio y ha sido descatalogado en el plan especial del barrio, según los arquitectos, sin justificación. Bien al contrario, la plataforma Salvem el Cabanyal entiende que el edificio merece mayor protección. Los arquitectos Navarro y Gallart explicaron que la ley prevé la figura del bien de relevancia local para aquellos edificios no declarados bien de interés cultural, pero que tienen una significación propia desde el punto de vista arquitectónico, histórico, arqueológico, paleontológico o etnológico. La antigua Lonja según estos expertos reúne estos requisitos. Aunque se trata de una muestra de arquitectura popular, llegaron a establecer un paralelismo entre esta lonja y la de mercaderes. Destacaron su composición estricta, el lenguaje propio pese a la economía de medios, su calidad y buena construcción y su historia ligada a la del barrio marítimo y la de la ciudad. La antigua Lonja de pescadores es un edifico de planta regular de 100 por 25 metros, con dos fachadas principales y dos cuerpos, con un espacio interior de comunicación. Fue proyectada en 1904 por el maestro de obras Joan Baptista Gosálvez, influido por las tendencias europeas de la época y por Demetrio Ribes. Fue el lugar donde los pescadores vendían su producto y tenían la vivienda en la parte superior y hospital de heridos durante la guerra de Marruecos. Los miembros de Salvem ridiculizaron la intención, manifestada por la alcaldesa Rita Barberá en alguna ocasión, de trasladar el edificio piedra a piedra y recordaron que está prohibido por la ley de patrimonio. Aunque la Lonja ha sido elegida como emblema, un portavoz de la plataforma recordó que hay otros 165 edificios catalogados «condenados» por la prolongación de la avenida. Este portavoz y los arquitectos insistieron en que el plan no protege el barrio, sino al contrario, lo destruye. Los concejales del PSPV Rafael Rubio y Manuel Ibáñez asistieron en señal de apoyo a la iniciativa.