Cierval aboga por "revitalizar" el barrio y "darle un valor" para convertirlo en polo de atractivo turístico

2010-04-22Publicat per: Europa Press
Morata pide "sacar del ámbito político" el debate y destaca que "no queda más remedio que tirar hacia adelante" con la prolongación
El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana (Cierval), Rafal Ferrando, abogó hoy por "revitalizar" el barrio de El Cabanyal para "aprovechar parte de esa trama urbana y darle un valor" con el objetivo de convertirlo en un polo de atractivo turístico.

Ferrando se pronunció así durante la mesa redonda 'Población urbana y política social: la nueva economía valenciana' organizada por el Consell Valencià de Cultura, en la que también participaron el presidente de Cepymev y vicepresidente de la CEV, José Vicente Morata; el profesor de Economía Aplicada de la UV, Andrés García Reche; el notario y miembro de la Real Academia de Cultura Valenciana Antonio Magraner, y los periodistas Francisco Grau y Eugenio Mallol.

Preguntado por la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar a través de El Cabanyal, contenida en el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del barrio, señaló que "caben distintas soluciones, pero lo que hay que hacer ahí además es aprovechar parte de esa trama urbana y darle un valor" dado que "tiene muchas posibilidades", un proyecto "compatible con otras opciones", recalcó.

En este sentido, citó como ejemplo el "atractivo" turístico que supieron darle a la zona de El Caminito, en Buenos Aires, y se preguntó "por qué en El Cabanyal no podemos hacer un itinerario y promocionarlo", recuperar "lo que era el barrio de pescadores, darle otro ambiente y hacerlo como un polo atractivo".

Rafael Ferrando, licenciado en Arquitectura, destacó que "hay posibilidades, hay muchas cosas para hacer y para, entre todos, seguir trabajando para que este barrio cada vez sea más digno".

Apuntó que el proyecto de "abrir un balcón al mar" tiene su origen "en la época de la República, cuando se decide hacer una especie de pasillo lineal desde Viveros hasta el mar porque la ciudad consideraba que no tenía acceso ordenado y coherente a su mar", y cuando "al otro lado había un barrio de pescadores que no se valoraba y que lo que deseaba era que la ciudad llegara hasta allí, y en aquel momento nadie dijo nada porque a todos les parecía bien", añadió.

"Eso ha estado durmiendo en distintas épocas y ha tenido el impulso, con gobiernos de distinto color, de sacarlo hacia adelante e ir prolongando, y se ha ido prolongando y queda el último tramo", explicó Ferrando, quien precisó que en la actualidad "cuando se llega a aquella trama --en alusión a El Cabanyal--, se ha consolidado más que en sus orígenes y tiene algunos elementos arquitectónicos que tienen un valor".

Por su parte, José Vicente Morata indicó que "es un debate que lo tenemos que sacar del ámbito político", por considerar que "después de 20 años, en estos momentos tomar una posición es tomarla contra alguien, no a favor de" un proyecto concreto en el barrio valenciano. "No podemos acabar siempre diciendo si estoy a favor, estoy en contra por lo tanto del partido socialista o al revés, en contra del PP, eso no puede ser", insistió.

"HAY QUE ACABARLO"

Morata remarcó que "en estos momentos, el plan de El Cabanyal es algo que está aprobado y que, nos gustará o no nos gustará, al final hay que acabarlo", ya que "lo que no se puede quedar es un barrio en la situación en la que está, que es una situación decadente, cuando es un barrio que es una maravilla, que está en primera línea y que tiene una capacidad de atracción de turistas y de la propia gente de Valencia".

"En estos momentos no nos queda más remedio que tirar hacia adelante, no porque ya esté hecho, sino porque es algo que lleva una historia y que al final esa historia tiene que acabar", sentenció.

Además, reivindicó que está en "primera línea de mar, que es lo que todo el mundo añora", y abogó por "desarrollar la actividad económica" en la zona puesto que "la gente viene aquí --a Valencia-- porque estamos junto al mar, no por otro tema", concluyó Morata.

El moderador del acto, el arquitecto Andrés Cozar, defendió que "en los Poblados Marítimos hace mucho tiempo debió ser acometido un plan que recuperara las raíces de la Valencia que todo el mundo conoce, de Sorolla y de muchas más cosas". "Ha sido un gran fracaso histórico y por eso ahora hay tanta discusión de si abrimos Valencia al mar o no la abrimos", como sucede, dijo, con la recuperación del centro histórico de la ciudad, que podría haber sido objeto de "un plan promovido por la UNESCO para convertirlo en lo que fue".

"REFORMA QUE REQUIERE MUCHO DINERO"

"No soy partidario de la prolongación hasta el mar, pero es que la alternativa tampoco está", lamentó Cozar, quien aseguró que "sería partidario de una reforma que requiere mucho dinero encima de la mesa y un plan definido, porque eso sí que generaría un valor añadido a Valencia".

En la misma línea, destacó que el distrito de los Poblados Marítimos "es una pieza esencial porque es la trama urbana histórica tradicional de Valencia" y forma parte de lo que la ciudad ofrece como "elemento diferencial" al resto de capitales europeas.

Cozar se mostró así "en contra de la prolongación" de Blasco Ibáñez, aunque aseguró no saber qué opinará "dentro de 20 años" si se ejecuta ahora porque analizar estas cuestiones "con perspectiva histórica" causa "muchas sorpresas", y aludió así a la controversia suscitada inicialmente por la construcción de la Torre Eiffel.