Grau, Domínguez y Ramón-Llin informarán de la situación del plan urbanístico, los refuerzos en limpieza y la seguridad ciudadana

El Ayuntamiento convoca a vecinos del Cabanyal para buscar mejoras en el barrio

2012-10-16Publicat per: Las Provincias
Una asamblea de vecinos, comerciantes y entidades culturales del Cabanyal el pasado día 3 pidió el encuentro, la asociación ‘Sí Volem’ ha actuado de puente y el Ayuntamiento los ha convocado este jueves para buscar mejoras en este barrio del Marítimo, una reunión que se puede considerar sin precedentes y a la que asistirá el vicealcalde, Alfonso Grau, el concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez, y posiblemente la delegada de Medio Ambiente, Maria Àngels Ramón-Llin.

Se trata, indicaron ayer fuentes conocedoras de la reunión, de informar a los representantes vecinales y de otras entidades de la situación en materia de Policía Local, limpieza y del plan urbanístico, paralizado al entender el Consistorio que lo pide la orden del Ministerio de Cultura. La alcaldesa Rita Barberá descartó reunirse con representantes de Salvem el Cabanyal, al recordar los incidentes protagonizados estos años contra la prolongación de Blasco Ibáñez, aunque las gestiones de ‘Sí Volem’ han tenido éxito para que convoque el Consistorio.

El encuentro responde también al manifiesto firmado en julio por la asociación de vecinos, la entidad ‘Sí Volem’, la asociación de comerciantes y la plataforma Salvem el Cabanyal. El documento aparca las diferencias sobre el proyecto de prolongación de Blasco Ibáñez, para centrarse en la lucha contra la degradación del barrio por las viviendas ocupadas ilegalmente, la abundancia de solares convertidos en vertederos y la delincuencia.

Las mismas fuentes comentaron que todavía no hay novedades en cuanto al bloqueo del plan urbanístico, paralizado por el recurso del Gobierno socialista en el Tribunal Constitucional contra la modificación de Bien de Interés Cultural que permitía prolongar la avenida.

En los últimos meses, el Consistorio ha reforzado las actuaciones policiales, con más desalojos de viviendas ocupadas ilegalmente, así como sanciones por enganches sin permiso a la red eléctrica. La empresa promotora del plan urbanístico, Plan Cabanyal-Canyamelar, se dedica a tapiar todos los accesos a sus propiedades, inmuebles que serán derribados cuando se desbloqueen las obras pendientes.

La reunión se celebrará en la sede de la Junta Municipal del Marítimo, donde se encuentra también el retén de la 7ª Unidad de la Policía Local. En la asamblea celebrada el pasado día 3, se sumaron al manifiesto otras asociaciones del barrio, como el Ateneo Marítimo, la Unión de Pescadores, el Ateneo Musical del Puerto, AMPAs de colegios y la Semana Santa Marinera.

El manifiesto vecinal habla de «luchar contra la existencia de focos delictivos en el barrio, fundamentalmente relacionados con el tráfico de drogas. Estos focos aparecen en todo el barrio, pero de forma más acentuada en la zona afectada por la prolongación, por la situación de abandono en la que se encuentran algunos inmuebles, tanto de propiedad privada como municipal». La solución que plantean los residentes es una mayor coordinación entre el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno.

Otro asunto del escrito es la petición de que se ponga «punto final a la degradación urbanística y social. Es necesaria una urgente limpieza y cuidado de las calles y solares, especialmente de aquellas en las que existen casas ocupadas por grupos marginales y con escasos recursos, que las habitan en condiciones infrahumanas».

Ayudas sociales

Las cuatro entidades firmantes aportan también una solución a esto, como es el refuerzo de los servicios sociales hacia las familias que están en fase de integración y con «los meros desalojos se ven abocadas a buscar otra vivienda en las mismas o parecidas condiciones». De especial importancia es el caso de los niños, muchos de los cuales «podrían verse forzados a interrumpir su escolarización».

El tercer apartado entra en conflicto con la tesis del gobierno municipal, la que se aplica al fin y al cabo, acerca de la paralización de las obras. El manifiesto pide un plan de rehabilitación de viviendas, incentivando «a los propietarios particulares y a distintas instituciones», para atraer a nuevos vecinos.

Para esto es necesario levantar la suspensión cautelar de licencias, algo que rechaza el Consistorio hasta que no se derogue o modifique la orden ministerial, vigente desde enero de 2010 y que se aplica desde abril de ese año, cuando el Gobierno socialista presentó el recurso en el Tribunal Constitucional.

Por último, las entidades plantearán en la reunión del jueves un plan para regenerar el comercio, así como la «búsqueda del mayor consenso con mesas de diálogo».