Cuatros asociaciones abogan por regenerar el barrio al margen del conflicto

El Cabanyal une fuerzas

2012-10-04Publicat per: El País
Es la primera vez en 14 años que una mayoría de vecinos del Cabanyal-Cabanyal-CAP de Franca se juntó. El salón del Ateneu Marítim estaba repleto y las cuatro asociaciones que patrocinaron el encuentro, Asociación del Cabanyal, Sí volem, Salvem El Cabanyal, o la entidad de comerciantes Acipmar, favorables y contrarias a la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez, estaban satisfechas con el resultado. Quisieron hacer sus problemas visibles y exigieron al Ayuntamiento que cumpla sus obligaciones con los vecinos.

“No queremos que las diferentes posturas sobre el proyecto municipal nos separen”, dejó claro Vicent Gallart, moderador de la asamblea celebrada este miércoles. El dirigente leyó una a una la lista de entidades que se han adherido a un manifiesto conjunto en el que se pide planes de seguridad, que se frene la degradación urbanística, un plan de rehabilitación de viviendas, otro para incentivar el comercio y la búsqueda del mayor consenso posible. Se han añadido 17 entidades y organizaciones, entre ellas, el Casinet, la Junta de la Semana Santa Marinera, la Asociación de Empresarios de Hostelería de la playa de Las Arenas o la Parroquia de Nuestra Señora de Los Ángeles.

“El Ayuntamiento tiene que poner orden en todas esas casas abandonadas que hay en el barrio”, reclamó uno de los primeros vecinos en tomar la palabra. Esas casas tienen dueño y si no cumplen con la ley, denuncia y denuncia, plantearon todos a continuación. Durante la reunión salió el problema del tráfico de drogas, de la ocupación de casas y de la paralización de licencias por parte del Ayuntamiento de Valencia. “Hay permisividad con el tema de la droga y eso es responsabilidad de las autoridades. Sabemos dónde, cómo, cuándo y quién”, añadió Faustino Villora, vecino del barrio y miembro de Salvem. Y por si había dudas, puso de ejemplo la desaparición de la prostitución del puerto hace ya unos años. “Se acabó cuando la Administración quiso ponerle coto, no antes”, agregó.

Otras vecinas se confesaron rodeadas de familias y personas que no se integran “porque no quieren”, en alusión a los colectivos más marginales. “Viven como los indios”, exclamó otra. A continuación se habló de los niños sin escolarizar que cada día andan por las calles, de los desalojos de casas ocupadas que ha llevado a cabo el Consistorio en los últimos meses y de la “gran cantidad de personas que están deseando vivir en El Cabanyal”, dijo alzándose de su asiento una empresaria inmobiliaria que conoce el barrio. “Nos faltan casas para alquilar”, corroboró Marimar, que dirige la entidad Viu al Cabanyal, que pone en contacto a propietarios de casas vacías con potenciales inquilinos.

También hubo algunas propuestas, como la de denunciar cada vez que el Ayuntamiento deniegue una licencia de obra o la de patrullar el barrio. La representante de Sí volem anunció que el Ayuntamiento está dispuesto a recibir a los vecinos.